La reina de belleza que murió en el trágico terremoto de Ecuador

Karla Espinoza representaba a Pedernales, una de las comunidades más devastadas por el potente sismo.

Miss Ecuador 2016, Connie Jimenez informó sobre la muerte de la belleza de Pedernales, Karla Espinoza (izquierda).
Miss Ecuador 2016, Connie Jimenez informó sobre la muerte de la belleza de Pedernales, Karla Espinoza (izquierda).

Quito, Ecuador.

Una de las más de 500 víctimas que dejó el devastador terremoto de magnitud 7,8 que golpeó Ecuador el sábado, es una ex reina de belleza identificada como Karla Espinoza Valencia, oriunda de Pedernales, una de las zonas turísticas más afectadas por el potente sismo.

La muerte de la joven fue confirmada por Miss Ecuador 2016, Connie Jiménez, quien publicó en Facebook una imagen de la víctima con un mensaje de duelo.

“Producto del terremoto que afectó nuestro país la noche de ayer, murió la ex candidata de Pedernales 2016, Karla Nicolle Espinoza Valencia. Descansa en Paz Reina!”, escribió.

Reina.254(1024x768)
La joven falleció en la localidad de Pedernales.



Según informaciones oficiales, las ciudades de Ecuador que más destrucción registran son Pedernales, Portoviejo y Manta, en la Costa Pacífica.

El nuevo balance de fallecidos, circunscrito a la provincia de Manabí (oeste), epicentro del sismo, hace temer que se trate de uno de los terremotos más mortíferos de los últimos años en América Latina.

La cifra de muertos solo es superada por las de los terremotos de El Salvador en 2001 (1.142), Perú en 2007 (600) y Haití (entre 200.000 y 250.000) en 2010.

En Pedernales, el estadio de fútbol fue convertido en una improvisada morgue, donde se amontonan los féretros cerca de las carpas en las que se atiende a los heridos.

Allí, expertos en criminalística y de la fiscalía, de uniforme blanco, identifican los cuerpos recuperados entre los escombros de viviendas y hoteles de la localidad de 60.000 habitantes y con un flujo de turistas que puede alcanzar los 40.000 en temporada alta.

Subidos sobre las montañas de escombros, los bomberos siguen sus tareas de rescate, y algunos cuestionan la rapidez con la que algunas brigadas usaron las excavadoras.



La Prensa