México resuelve el problema de la ‘Bestia’

La Secretaría de Gobernación afirma que el plan Frontera Sur ha inhibido el uso del tren por los migrantes.

Miles de centroamericanos, provenientes del Triángulo Norte, se han visto obligados a cambiar su ruta migratoria tras la implementación del plan Frontera Sur en México.
Miles de centroamericanos, provenientes del Triángulo Norte, se han visto obligados a cambiar su ruta migratoria tras la implementación del plan Frontera Sur en México.

Ciudad de México.

El fenómeno de la migración irregular mediante el tren de carga conocido como la Bestia está prácticamente resuelto. Al menos así lo presume la Secretaría de Gobernación mexicana.

Y es que en medio de la presión estadounidense para frenar la migración ilegal, en especial la de niños no acompañados, el Gobierno mexicano comenzó a aplicar el Plan Frontera Sur en julio de 2014, con el que se buscó inhibir el uso de la Bestia por medio de operativos y la modernización del tren.

Sin embargo, activistas, organizaciones y legisladores advierten que impedir la posibilidad de que los inmigrantes suban al tren de carga solo ha provocado que busquen rutas más peligrosas.

Medidas

El subsecretario de Población y Migración de México, Humberto Villanueva, indicó que se invirtió más de mil millones de pesos para cambiar durmientes, sustituir tramos completos de vía y aumentar la velocidad del tren de 10 a 70 kilómetros por hora.

Era un suculento manjar para los grupos del crimen organizado. Por mucho tiempo ese tema se volvió icónico, la imagen de ese tren con los migrantes arriba, más toda la narrativa que conllevaba esa imagen, de mutilados de crimen organizado, de extorsión”, dijo.

“En este momento prácticamente ya no existe. El problema del famoso tren de la Bestia, prácticamente está resuelto”, agregó.

Distintas organizaciones aducen que los operativos y el Plan Frontera Sur es una “cacería humana”.

El subsecretario reconoció que al impedir el uso de la la Bestia, los indocumentados buscan nuevas rutas en su intención de llegar a EUA.

Sin embargo, afirmó que los mayores peligros y riesgos no están en el sureste, sino cerca de la frontera norte.

kr mexico_2 011115(1024x768)