Biden no presentará candidatura a la Presidencia de EUA

El vicepresidente estadounidense le deja el camino libre a Hillary Clinton.

Biden realizó el anuncio acompañado por el presidente Obama.
Biden realizó el anuncio acompañado por el presidente Obama.

Washington, Estados Unidos.

Es oficial. El vicepresidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, anunció hoy que ha decidido no aspirar a la candidatura presidencial demócrata para las elecciones de 2016, poniendo fin a meses de deliberaciones y especulaciones al respecto.

Biden hizo su anuncio desde la Rosaleda de la Casa Blanca acompañado del presidente Barack Obama y de su esposa, Jill Biden.

"Creo que nos quedamos sin tiempo, el tiempo necesario para montar una campaña ganadora por la nominación" del candidato demócrata a la presidencia, dijo Biden en el rosedal de la Casa Blanca junto a su esposa Jill y al presidente Barack Obama.

Tras dar sus motivos, Biden utilizó su discurso para difundir un mensaje de apoyo al primer mandatario. "Los demócratas no deben sólo defender el trabajo del presidente Obama. Deben lanzarse y prometer continuar con su labor", agregó.

"Hay mucho que el presidente deberá hacer. Estaremos construyendo sobre bases muy solidas. Todo comienza con ayudar a la clase media", dijo.

Biden llamó además a "finalizar esta división en la política que está resquebrajando" a EUA. "No debemos tratar a los republicanos como nuestros enemigos. Son la oposición, no los enemigos", agregó.

"Nuestra nación cometerá un trágico error si nos alejamos o intentamos deshacer el legado de Obama. El pueblo estadounidense ha trabajado demasiado duro, y hemos llegado demasiado lejos para hacer eso", señaló.

Lea más: Joe Biden regaña a Trump por su mensaje "enfermo"

Además: Piden a Biden que se postule a la Presidencia de EUA

El vicepresidente norteamericano también reveló sus planes de trabajar en la lucha contra el cáncer. "Quisiera ser el que terminó con el cáncer", sostuvo. Su hijo Beau Biden falleció en mayo pasado, a la edad de 46 años por un tumor cancerígeno en el cerebro.

La Prensa