Padres logran una "muerte digna" para su hija en España

La menor, que padece de una enfermedad incurable será desconectada de la alimentación artificial.

Los padres de Andrea pidieron a los médicos que 'dejarán ir' a su hija.
Los padres de Andrea pidieron a los médicos que 'dejarán ir' a su hija.

Madrid, España.

Los padres de una niña española de 12 años con una enfermedad degenerativa incurable, para quien pedían una "muerte digna", lograron que los médicos retiren la alimentación artificial a la pequeña, que fallecerá en los próximos días, informó este lunes su abogado.

"Se le va administrar una sedación, entendemos que fuerte, para que la niña no sienta dolor y la mínima hidratación para que esa sedación surta efecto y en principio ese es el plan terapéutico", declaró el abogado de la familia, Sergio Campos Nieto, a los periodistas.

El letrado no pudo precisar cuántos días tardará la niña en fallecer, pero estimó que tendrá "un final dulce, un poco más fácil que la vida que ha tenido".

Andrea, de 12 años, está aquejada de una enfermedad neurodegenerativa irreversible y sus padres habían solicitado el viernes a un juez que se pronunciase sobre su petición para que le fuese retirado el "soporte vital".

A mediados de septiembre, un comité de ética del Complejo Hospitaliario Universitario de Santiago de Compostela, en el noroeste de España, había recomendado retirar dicha alimentación artificial a Andrea y considerar la sedación paliativa.

Pero el equipo de pediatría del hospital se negaba a hacerlo, ante lo cual los padres de la niña decidieron la semana pasada llevar el caso a los medios.

"Mi hija lleva 12 años luchando como una campeona, llega a su final y ya su cuerpo no aguanta más porque nunca le dieron una larga esperanza de vida", denunció la madre, Estela Ordóñez.

Lea más: Muere Brittany Maynard, joven que luchó por su derecho a una muerte digna

Además: Muere la niña chilena que pidió eutanasia a Bachelet

En fase "terminal", la enfermedad "no va cada vez a menos, de hecho en estos dos años tuvo unos episodios muy malos, desde septiembre de 2014 fue cuando comenzó a deteriorarse", agregó."El caso de mi hija no es de eutanasia, el caso de mi hija es que ya llegó a su final y no la dejan ir", había insistido en el canal privado de televisión La Sexta.


La Prensa