Reanudan búsqueda de 300 desaparecidos en Guatemala

Los equipos de rescate continúan buscando supervivientes a 4 días de que un alud sepultara una aldea en Guatemala.

Cientos de personas participan en las labores de rescate en la aldea El Cambray II, sepultada por un deslave de tierra la semana pasada.
Cientos de personas participan en las labores de rescate en la aldea El Cambray II, sepultada por un deslave de tierra la semana pasada.

Ciudad de Guatemala.

Las autoridades guatemaltecas reanudaron hoy las excavaciones y remoción de tierra en búsqueda de al menos 300 desaparecidos en un alud registrado el pasado jueves en un asentamiento aledaño a la capital, de donde se han extraído ya 131 cadáveres.

Sergio Cabañas, de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), explicó que debido a la inestabilidad del área, inicialmente trabaja la maquinaria pesada que excava en el lugar en busca de más cadáveres.

"Cada dos horas se harán relevos porque el área es de riesgo", comentó el funcionario.

Agregó que en las últimas horas se produjeron otros seis deslizamientos y que el río que pasa por el asentamiento Cambray II, en el municipio de Santa Catarina Pinula, al sureste de la capital, está socavando el terreno.

El río tenía un ancho de unos dos metros y ahora alcanza hasta los seis metros, dijo.

Cabañas también dijo que han detectado varias fisuras en la montaña, la cual sepultó a más de un centenar de viviendas el pasado jueves. Indicó que al área descenderán unos 125 socorristas y que cada dos horas se hará un relevo.

Las malas condiciones habían impedido que las brigadas de socorro iniciaran la búsqueda a eso de las 06.00 hora local (12.00 GMT) como estaba previsto, pero se reanudaron unas dos horas y media después.

Lea más: Guatemala busca 300 personas sepultadas por deslizamiento

Además: Tragedia en Guatemala: Deslave dejó varios muertos y cientos de desaparecidos

Las autoridades han localizado hasta ahora 131 cadáveres y calcula que todavía hay 300 personas desaparecidas bajo las toneladas de tierra que se desprendieron de la montaña.

La Prensa