Malasia cree que los misteriosos restos son de un Boeing 777

Los expertos franceses continúan la investigación de los restos encontrados en la isla de Madagascar.

Todo apunta a que los restos pertenecen al MH 370, sin embargo, investigadores aguardan el resultado de la investigación para confirmarlo.

Kuala Lumpur, Malasia.

El primer ministro malasio, Najib Razak, dijo hoy que los restos de un avión hallados en la isla francesa de la Reunión, en el Índico, son "probablemente" de un Boeing 777, similar a la aeronave de Malaysia Airlines desaparecida en 2014.

Las autoridades francesas enviaron un informe al Gobierno de Malasia sobre un trozo de ala hallado en esa isla, situada al este de Madagascar. "Necesitamos verificar si pertenece al vuelo MH370. En este momento es muy pronto para especular", precisó Najib.

Los restos serán enviados a la ciudad francesa de Toulouse para ser investigados por las autoridades de aviación del país galo.

Un equipo malasio, que incluye representantes del ministerio de Transporte, departamento de Aviación Civil, Malaysia Airlines y un equipo de investigación, viaja hacia la ciudad de Francia.

"La localización (de los restos) es congruente con los análisis de los investigadores malasios, que muestran una posible ruta desde el sur del océano Índico hacia África", dijo el primer ministro.

Los expertos barajan también que el fragmento pertenezca a otros aviones, incluidos un bimotor accidentado en mayo de 2006 cerca del litoral de la isla, un Airbus 310-300 de Air Yemenia estrellado en junio de 2009 y un Boeing 767 de Ethiopian Airlines siniestrado en 1996, los dos últimos en aguas del archipiélago de Comoras.

Lea más: Hallan posibles restos del avión desaparecido de Malaysia Airlines

Además: Malasia declara oficialmente que el vuelo MH370 sufrió un accidente

El Boeing 777 de la aerolínea malasia desapareció el 8 de marzo de 2014 tras cambiar de rumbo en una "acción deliberada", según los expertos, tan solo cuarenta minutos después de haber despegado de Kuala Lumpur y de que alguien apagara los sistemas de comunicación.


La Prensa