Más noticias

Inmigrantes en Santuario se apoyan contra la deportación

La hondureña Ángela Navarro, que consiguió vencer a la deportación, inicia una gira para apoyar otros casos.

UNIDOS. Ángela y Arturo en la iglesia de Denver. Foto: N. Kligerman.
UNIDOS. Ángela y Arturo en la iglesia de Denver. Foto: N. Kligerman.

Denver, EUA.

La hondureña Ángela Navarro ha iniciado una gira por tres ciudades norteamericanas para dar apoyo a otros migrantes irregulares que, con el apoyo del Nuevo Movimiento Santuario, se encerraron en una iglesia para vencer la deportación. La olanchana, de 28 años, ganó el pulso el 14 de enero tras 58 días encerrada. Este sábado visitó al mexicano Arturo Hernández García quien, precisamente hoy, cumplía cuatro meses de estar encerrado.

Ángela contó a Diario LA PRENSA que la intención de su periplo es "dar apoyo e intercambiar ideas" ahora que se ha convertido en un símbolo de la lucha de la comunidad hispana. Arturo contó a LA PRENSA que "fue muy bonito" conocer a Ángela y que su caso "le da esperanza".

Arturo y Ángela ya se conocían pues todos los migrantes que se acogen a santuario charlan a través de Skype los martes para intercambiar experiencias y darse ánimos.

Ni un paso atrás

Arturo Hernández llegó a EUA hace 16 años con su mujer embarazada. Su segunda hija, de nueve años, es ciudadana.Al contrario que Ángela, que se llevó a su familia con ella a la iglesia, Arturo está solo. "Mi mujer y mis hijas vienen cada día, nuestro apartamento se encuentra a quince minutos manejando", explica.

Arturo cumple con los requisitos para aplicar a la Acción Diferida para la Responsabilidad de los Padres (DAPA), el programa estrella incluido en la acción ejecutiva que el presidente Barack Obama anunció el 20 de noviembre. Sin embargo, la orden de deportación emitida contra Hernández le imposibilita ser elegible. El éxito que obtuvo Ángela en un caso similar le da fuerza para continuar en su lucha. "Por supuesto que no me echaré para atrás", afirma. "Mucha gente se esforzó para ayudarme. Este ya no es mi caso, es el de muchos", asevera.

Si Arturo consigue que le retiren la orden de deportación ya sólo le quedará que la administración Obama gane el pulso judicial para aplicar las medidas ejecutivas anunciadas el 20 de noviembre. Ángela reconoce que no se esperaba la sentencia que bloqueaba la aplicación de DAPA y la ampliación del DACA. "Es muy triste, pero seguimos en la lucha. Nada nos va a detener", aseguró.

Sus próximas paradas son Tucson y Phoenix.