Ban Ki-Moon, un hombre con fama de conciliador y tesonero

El Secretario de la ONU, Ban Ki-Moon, llega hoy a Honduras, donde permanecerá tres días.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.
El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Redacción.

El 1 de enero de 2007 Ban Ki-Moon debutó al frente de la Secretaría General de la ONU cuando fue propuesto para el cargo por el Consejo de Seguridad y elegido por la Asamblea General.

Hombre con fama de conciliador y tesonero, Ban, de 62 años, es un diplomático de carrera que ha dedicado más de la mitad de su vida al servicio de la política exterior de su país, adquiriendo una sólida experiencia en las relaciones con Estados Unidos y Corea del Norte, siempre, y más ahora que nunca, marcadas por las amenazas a la paz y la seguridad con un trasfondo nuclear.

Las metas del sucesor de Kofi Annan se resumen en la devolución de la credibilidad de una organización cuestionada por los casos de corrupción y la inoperancia frente a crisis de la envergadura de Irak, Palestina y Darfur.

Primogénito de seis hermanos y nacido el 13 de junio de 1944, Ban Ki-Moon creció en un entorno rural en la arruinada Corea de la época, tras décadas de ocupación colonial japonesa a las que se sumaron tres años de sangrienta contienda contra el Estado coreano comunista.

La familia vivió con una cierta opulencia hasta que el negocio de mercaderías que regentaba el padre entró en bancarrota, lo que no impidió al mayor de los hijos recibir una excelente formación.

En 1962, siendo alumno de secundaria en la Escuela Superior de Chungju, Ban conoció en Washington al presidente John Kennedy como miembro de una representación de estudiantes surcoreanos recibida en la Casa Blanca en el marco de un programa de intercambio patrocinado por la Cruz Roja Americana.

Ban ha asegurado que esta experiencia personal con el presidente de Estados Unidos, a la que tuvo acceso tras ganar un examen de oratoria, le inspiró el deseo de realizar la carrera de diplomático al servicio de su país. En cuanto a su familiaridad con las Naciones Unidas, se remonta a nada menos que a los 12 años, en 1956, cuando fue escogido por sus compañeros de clase para dirigir una carta al entonces secretario general de la Organización, el sueco Dag Hammarskjöld.

Hombre destacado por su inteligencia

Sus excelentes calificaciones escolares y su conocimiento del idioma inglés le abrieron las puertas de la Universidad Nacional de Seúl.

En 1970 se diplomó en Relaciones Internacionales y tras superar el preceptivo examen de aptitud fue reclutado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, que le dio su primer destino en la Misión Permanente de Corea del Sur ante la sede central de la ONU en Nueva York

En 1971, antes de iniciar su estancia temporal en India, contrajo matrimonio con Yoo Soon Taek, una antigua condiscípula en Chungju con la que tuvo tres hijos, un varón y dos niñas.

Ban ha mantenido vínculos con las Naciones Unidas desde 1975, año en que trabajó en la División de las Naciones Unidas del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país.

Su labor se amplió a lo largo de los años; desempeñó los cargos de Primer Secretario de la Misión Permanente de la República de Corea ante las Naciones Unidas en Nueva York, de Director de la División de las Naciones Unidas en la sede del Ministerio en Seúl y de Embajador en Viena, en cuya oportunidad ocupó, en 1999, el cargo de Presidente de la Comisión Preparatoria de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

En 2001-2002, como Jefe de Gabinete del Presidente de la Asamblea General en el período de sesiones que la República de Corea ocupó la Presidencia de la Asamblea, facilitó la rápida aprobación de la primera resolución de ese período de sesiones, por la cual se condenaron los ataques terroristas del 11 de septiembre, y tomó varias iniciativas tendientes a fortalecer el funcionamiento de la Asamblea.

De ese modo contribuyó a que en un período de sesiones que había comenzado en medio de un ambiente de crisis y confusión, se aprobaran importantes reformas.

Ban Ki Moon está en posesión de la Orden del Mérito al Servicio del Gobierno de Corea del Sur (por triplicado, en 1975, 1986 y 2006), la Gran Condecoración al Honor de la República de Austria (2001), la Orden de Río Branco en grado de Gran Cruz de la República de Brasil (2002), la Medalla de la Orden Nacional del Mérito de la República de Argelia (2006) y la Medalla Conmemorativa del Héroe de la Libertad de la República de Hungría (2006).

Asimismo, la organización con sede en Nueva York Korea Society le otorgó en 2004 el Premio James A. Van Fleet por sus contribuciones a la amistad entre Estados Unidos y la República de Corea.

La Prensa