Más noticias

Venezolanos despojan a Chávez del poder absoluto

El partido del presidente venezolano, Hugo Chávez, ganó las elecciones parlamentarias del domingo al lograr la mayoría de diputados, pero deberá ceder un importante espacio a la oposición.

Supporters of Venezuelan President Hugo Chavez react after learning the results of the legislative elections outside Miraflores presidential palace in Caracas early on September 27, 2010. Venezuelan President Hugo Chavez's party won most seats in key legislative elections, but strong opposition gains robbed it of enough votes to easily pass reforms, electoral officials said late on September 26.   AFP PHOTO / Eitan Abramovich
Supporters of Venezuelan President Hugo Chavez react after learning the results of the legislative elections outside Miraflores presidential palace in Caracas early on September 27, 2010. Venezuelan President Hugo Chavez's party won most seats in key legislative elections, but strong opposition gains robbed it of enough votes to easily pass reforms, electoral officials said late on September 26. AFP PHOTO / Eitan Abramovich /

El partido del presidente venezolano, Hugo Chávez, ganó las elecciones parlamentarias del domingo al lograr la mayoría de diputados, pero deberá ceder un importante espacio a la oposición, que obtuvo más de un tercio de los escaños y dijo haber logrado mayor número de votos.

Según los datos parciales divulgados por el Consejo Nacional Electoral, CNE, el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, en el poder, tendría al menos 94 diputados, la oposición un mínimo de 60 y el partido de izquierda Patria Para Todos, PPT, dos, en la nueva Asamblea Nacional (Parlamento unicameral).

Sin poder

De esta forma, Chávez no alcanzó su objetivo de dos tercios de escaños, esencial para avanzar en su proyecto político socialista y para llegar fortalecido a las presidenciales de 2012, cuando aspira de nuevo a un tercer mandato de seis años.

A partir del próximo enero, el PSUV tendrá que debatir con la oposición para aprobar leyes orgánicas o para lanzar una Asamblea Nacional Constituyente. Tampoco podrá aprobar sin negociación previa gastos del Ejecutivo ni nombrar a los responsables del resto de poderes públicos, como la Fiscalía o los jueces del Tribunal Supremo. “No queremos convertir la Asamblea Nacional en un ring de boxeo, sino en un lugar adonde se debata, se discutan las leyes que tiene en mente el país”, pidió este lunes Julio Borges, elegido diputado por la Mesa de la Unidad.

Al conocer los resultados, los líderes del oficialismo celebraron que mantenían la mayoría de diputados; pero el ambiente en sus filas era más bien una victoria amarga.

“Tenemos 98 diputados a la Asamblea Nacional, lo que indica una mayoría absoluta, una victoria contundente”, se felicitó el dirigente del PSUV Aristóbulo Istúriz.

El presidente Chávez en un mensaje enviado a través de su cuenta en la red social Twitter dijo: “Dicen los escuálidos (denominación despectiva usada para referirse a los opositores) que ganaron. Bueno, sigan “ganando” así!”

Hecho inédito, el CNE no divulgó hasta ahora el dato más esperado: el total de votos conseguidos por cada fuerza política, aunque según el bloque opositor, sus candidatos habrían ganado la votación con un 52% de los sufragios.

En virtud de la ley electoral aprobada hace unos meses, la oposición pudo tener más votos pero perder en número de escaños.

“Un 52% de los electores ha dicho que el rumbo autoritario del Gobierno no es el camino. Se acabó el miedo”, se felicitó Ismael García, diputado reelegido por Podemos (izquierda, disidente del chavismo)

Si esta cifra se confirma, el mensaje para Chávez, que siempre ha gozado de una gran popularidad y convirtió estos comicios en un plebiscito, sería más que preocupante.

“Chávez lleva casi doce años poniendo a prueba su carisma. Pero los carismas también se gastan. Él puso a girar toda la campaña a su alrededor y es muy difícil que no evalúe esta elección como una derrota personal”, declaró a la AFP el analista Alberto Barrera, coautor de la biografía “Chávez sin uniforme”.

Desde 2005, la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) estaba controlada casi al 100% por el oficialismo, que poseía unos 150 diputados, debido a que la oposición decidió no presentarse a los últimos comicios legislativos.

Alianzas

Reunidos en la Mesa de Unidad Democrática, diversos partidos opositores socialdemócratas, liberales o de izquierda moderada dejaron de lado sus diferencias con el único fin de frenar a Chávez y tendrán ante ellos ahora el reto de mantener viva y fuerte esta coalición
Queda por determinar si el PSUV llegará a los 99 diputados, lo que le daría la prerrogativa de otorgar al Presidente poderes excepcionales para legislar por encima del Parlamento, algo que ya ocurrió en esta legislatura.

Reacciones

Estados Unidos felicitó ayer a los venezolanos por las elecciones legislativas del domingo, tras las cuales pueden “profundizar el diálogo” y demostrar “su respeto por la diversidad de puntos de vista”, dijo a AFP un portavoz del Departamento de Estado.

“Felicitamos a los millones de venezolanos que ejercieron su derecho democrático”, señaló el portavoz para América Latina, Charles Luoma-Overstreet, en la primera reacción de EUA. “Ahora todos los venezolanos pueden profundizar el diálogo y demostrar su respeto por la diversidad de puntos de vista, esencial en una democracia”, indicó Luoma-Overstreet.

El viernes, el encargado de la diplomacia estadounidense para América Latina, Arturo Valenzuela, había calificado las elecciones como “muy importantes” para Venezuela.

Los comicios para renovar los 165 escaños de la Asamblea Nacional eran vistos como una prueba de fuego para Hugo Chávez, a dos años de la celebración de las elecciones presidenciales.

Estados Unidos ha admitido que sus relaciones con Venezuela son las más complicadas en la región.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, afirmó ayer que la calma en la que transcurrieron las elecciones legislativas del domingo en Venezuela demuestra que en ese país “se puede hacer política en paz. Los venezolanos han dado una gran lección de civismo, ya que demostraron al mundo que, pese a las diferencias ideológicas, se puede hacer política en paz y con respeto a la diversidad”, señaló Insulza, citado en un comunicado de la OEA.

En las elecciones del domingo para renovar la Asamblea Nacional, el partido del presidente Hugo Chávez obtuvo 94 escaños contra 60 de la oposición, en unos comicios que se celebraron en tranquilidad y con alta participación. “Lo importante ahora es que, a la luz de estos resultados, esas fuerzas diversas sean capaces de dialogar y buscar caminos comunes para el bien de su país”, dijo el titular de la OEA.

Chávez sufre un revés doloroso a dos años de las presidenciales

El presidente venezolano, Hugo Chávez, planteó las elecciones legislativas del domingo como un ensayo de las presidenciales de 2012 y los venezolanos le respondieron concediéndole una victoria pírrica y dando un voto de confianza a la oposición.

El nombre de Chávez no figuraba en las listas, pero la campaña del Partido Socialista Unificado de Venezuela, PSUV, estuvo monopolizada por el Presidente, que la bautizó Operación Demolición e imprimió a la campaña un tono marcial. Según resultados parciales del Consejo Nacional Electoral, CNE, el PSUV logró al menos 94 diputados y sus adversarios 62.

La oposición, reunida en la Mesa por la Unidad Democrática, MUD, asegura haber obtenido un 52% de los votos -un dato del que las autoridades electorales no comunicaron-, lo que significa que Chávez hubiera perdido este domingo unas presidenciales.

Pero el sistema proporcional que rige las legislativas, y que fue aprobado hace unos meses por el chavismo, hizo posible que lograse más escaños. “Se materializó la mala proporción de legislación electoral. Con cerca de la mitad de votos, el Gobierno obtiene más de 60% de la Asamblea Nacional”, lamentó Luis Vicente León, de la encuestadora Datanalisis. A dos años de las presidenciales, “Chávez está en una situación crítica”, consideró José Vicente Carrasquero, doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad Simón Bolívar de Caracas.

Chávez, elegido por primera vez en 1998, ya confirmó que desea ser de nuevo candidato en 2012, cuando aspirará a un tercer mandato de seis años y aseguró que la campaña presidencial ya había comenzado durante estos comicios legislativos.