Control de vacunación de Biden genera fricciones en las empresas

La Casa Blanca estima que esta medida podría impactar a unos 80 millones de personas, o dos tercios del total de los trabajadores.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos. EFE.
Joe Biden, presidente de Estados Unidos. EFE. /

Los Ángeles, Estados Unidos.

La decisión del presidente, Joe Biden, de obligar a las empresas de más de cien empleados a exigir a sus trabajadores que se vacunen contra la covid-19 o se hagan pruebas semanales ha dividido al sector privado sobre el efecto que puede tener en la recuperación económica y ha irritado a los conservadores.

La Casa Blanca estima que esta medida podría impactar a unos 80 millones de personas, o dos tercios del total de los trabajadores, convirtiéndose en la intervención pública en el sector empresarial de mayor magnitud desde el inicio de la pandemia.


El movimiento de Biden ha sido bienvenido por parte de grandes compañías con estructuras potentes, como Google, que ya activaron un plan de vacunación entre sus empleados durante el verano, según contó a Efe una portavoz de la multinacional.

Otros gigantes como United Airlines, McDonald's y Walt Disney también habían tomado esta decisión con anterioridad.

"ESTO SIENTA UN PRECEDENTE ATERRADOR"

Sin embargo, varias asociaciones que representan a las pequeñas y medianas empresas, con menos recursos que potentes multinacionales, criticaron que la Administración no tuviera en cuenta su opinión antes de promulgar tal orden y temen que esta acción "siente precedente".

De eso alertó a Efe el director ejecutivo de la Asociación de Negocios de Texas (TAB, por su sigla en inglés), Glenn Hamer, que consideró que este mandato "sienta un precedente aterrador que podría utilizarse para justificar cualquier forma de regulación empresarial".

Además, Hamer lamentó que la decisión se haya tomado "sin consultar a la comunidad empresarial" lo que, según el empresario, conducirá a una mayor politización de la pandemia de la covid-19.

La Prensa