EEUU enfrenta ahora "la pandemia de los no vacunados"

El Gobierno de Biden ruega a los estadounidenses que se vacunen para poner fin a la pandemia.

Las hospitalizaciones se han disparado en Estados Unidos ante el avance de la variante delta./AFP.
Las hospitalizaciones se han disparado en Estados Unidos ante el avance de la variante delta./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos suplicaron a quienes se resisten a vacunarse contra el coronavirus a que lo hagan debido al aumento de contagios, hospitalizaciones y muertes propiciado por la variante Delta.

"Hay un mensaje claro que está llegando: esto se está convirtiendo en una pandemia de personas no vacunadas", dijo a la prensa la directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky.

La variante delta representa ya el 83 % de los casos secuenciados de covid-19 en Estados Unidos, un "aumento drástico" en pocos días que coincide con un auge en las muertes por coronavirus de casi el 48 % en la última semana en el país.

En las zonas del país donde las tasas de vacunación son menores, "el porcentaje" de casos de la variante delta, más contagiosa y detectada por primera vez en la India, "es todavía superior" a ese 83 %, agregó.

La funcionaria recordó que, en esas zonas del país con menos vacunados, "los contagios y hospitalizaciones están volviendo a subir", y en la última semana se ha registrado una media de 239 muertes al día, "un aumento de casi el 48 % respecto a la semana anterior".

"Lo más descorazonador es que la mayoría de estas muertes podrían prevenirse con una simple vacuna, que es segura y está disponible", recalcó.

Los picos se concentran en comunidades con bajas tasas de inoculación, y "los estadounidenses no vacunados representan prácticamente todas las hospitalizaciones y muertes recientes por covid-19", dijo Jeff Zients, coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca.

Un estudio reciente en la revista Virological muestra que la variante Delta crece más rápidamente dentro del cuerpo en comparación con otras cepas, en tanto es mucho más contagiosa.

Las vacunas, incluyendo las de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, siguen siendo muy eficaces contra la variante, pero la campaña de inmunización de Estados Unidos se ralentizó drásticamente en las últimas semanas.

El presidente Joe Biden había fijado el 4 de julio como plazo para que el 70% de los adultos hubieran recibido al menos una dosis, pero al 15 de julio la tasa de inoculados era de 67,9%. Al ritmo actual, la meta no se alcanzará hasta fin de mes.

Varias zonas del país, en particular las que votaron por el expresidente republicano Donald Trump en las elecciones de 2020, tienen tasas de vacunación significativamente más bajas que las regiones que votaron por el demócrata Biden, y están en el centro del aumento de contagios.

Vea: Las imágenes del viaje de 11 minutos del multimillonario Jeff Bezos al espacio

Los puntos calientes incluyen a Misuri, Arkansas y Luisiana.

Sin embargo, y debido a que el 80% de los mayores de 65 años, el grupo etario más vulnerable, completó la inmunización, las autoridades sanitarias esperan que el aumento de las hospitalizaciones y muertes no sea tan dramático como el de los contagios.

Esto seguiría el patrón observado en Israel y Reino Unido, países con alto índice de vacunación golpeados por una ola de contagios de la variante Delta.

Un panel de expertos convocado por los CDC analizará la próxima semana si las personas inmunodeprimidas que presentaron una respuesta insatisfactoria a las vacunas anticovid, pueden recibir una tercera dosis, dijo Walensky.

La Prensa