Latinos presentan demanda contra ley que restringe a votantes en Texas

La demanda busca suspender la aplicación de la ley SB 1111, firmada este mes por el gobernador Greg Abbott y que está programada para entrar en vigor el 1 de septiembre.

La demanda fue presentada en una corte federal de distrito en Austin.
La demanda fue presentada en una corte federal de distrito en Austin.

Texas, Estados Unidos

Las organizaciones Liga de Ciudadanos Estadounidenses Latinos Unidos (LULAC) y Voto Latino presentaron este martes una demanda contra seis oficinas electorales de condados en Texas, en un esfuerzo por impedir la aplicación de una recién promulgada ley electoral del estado, reportaron medios locales.

La demanda busca suspender la aplicación de la ley SB 1111, firmada este mes por el gobernador Greg Abbott y que está programada para entrar en vigor el 1 de septiembre.

La SB 1111 es una medida impulsada por los republicanos orientada a añadir restricciones a los tipos de domicilios que se pueden usar cuando un votante se registra y que requiere prueba de residencia para quienes usan un apartado postal.

Los partidarios de la legislación dicen que evitará que los texanos usen domicilios no residenciales al registrarse para votar, tales como terrenos baldíos, moteles y locales comerciales.

Sin embargo, los críticos argumentan que la medida crearía una barrera para numerosos grupos de votantes, particularmente aquellos de bajos ingresos o que se mudan frecuentemente.


TE PUEDE INTERESAR: Unicef lanza programa para ayudar a niños migrantes en la frontera de EEUU


“Impactaría a estudiantes universitarios, a trabajadores estacionales, y está estrictamente dirigida contra votantes de color”, dijo este martes el presidente nacional de LULAC, Domingo García, en una entrevista con la televisora KSAT.

“Creemos que vamos a poder demostrar ante un juez federal los méritos (del argumento) de que esta ley es inconstitucional”, añadió.

La demanda fue presentada en una corte federal de distrito en Austin en un esfuerzo por evitar que administradores electorales impongan la ley en sus respectivos condados.

La Prensa