Kim Jong Un: Corea del Norte debe prepararse para el "diálogo y la confrontación" con EEUU

La Casa Blanca ha dicho que buscará un "enfoque político calibrado" con Corea del Norte.

Kim Jong Un, líder de Corea del Norte.
Kim Jong Un, líder de Corea del Norte.

Pyongyang .

El líder norcoreano, Kim Jong Un, afirmó que su país debe prepararse para "el diálogo y la confrontación" con Estados Unidos bajo el mandato del demócrata Joe Biden, informó la agencia estatal KCNA este viernes.

Este jueves, durante una reunión del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea, Kim Jong Un resumió su estrategia para las relaciones con Washington y la tendencia política de la nueva administración estadounidense, indicó la KCNA.

Kim "destacó la necesidad de prepararse para el diálogo y la confrontación, y especialmente estar bien preparado para la confrontación a fin de proteger la dignidad de nuestro Estado" y garantizar un "entorno pacífico", agregó la agencia noticiosa oficial.

El líder norcoreano "llamó a reaccionar rápida y claramente, a enfrentar la cambiante situación y a concentrar esfuerzos por tomar control estable de la situación en la península de Corea", se indicó.

Los comentarios de Kim apuntan a una estrategia de esperar y ver, donde "la bola está en el campo estadounidense", para presionar por un diálogo o una confrontación, comentó a AFP Hong Ming, del Instituto Corea de Unificación Nacional.

Pyongyang ya había acusado a Biden de seguir una "política hostil" y advirtió que sería un "gran error" del líder estadounidense decir que enfrentaría la amenaza del programa nuclear norcoreano "con diplomacia y disuasión".

El antecesor de Biden, el republicano Donald Trump, generó noticias --aunque avanzó poco-- con una serie de encuentros directos con Kim, una política que Biden ha dicho que no seguirá a menos que los términos cambien dramáticamente.

En una visita a Washington en mayo del presidente surcoreano Moon Jae-in, Biden adelantó que no se reuniría con Kim a menos que hubiera un plan concreto de negociación sobre el arsenal nuclear de Pyongyang.

La Casa Blanca ha dicho que buscará un "enfoque político calibrado", lo que en jerga diplomática se entiende como tener un bajo perfil y mantener la mente abierta.

"Entendemos dónde los esfuerzos previos encontraron dificultades y hemos intentado aprender de ellos", señaló un alto cargo de la Casa Blanca.

Corea del Norte ha realizado seis pruebas de bombas atómicas desde 2006 y enfrenta múltiples sanciones por sus programas de armas prohibidas.

Pero el país podría aceptar una "reducción gradual de su arsenal nuclear y el congelamiento de su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones", opinó Cheong Seong-chang, director de Estudios Norcoreanos del Instituto Sejong.

Pero un informe de expertos estadounidenses en inteligencia divulgado en abril señaló que Corea del Norte podría reanudar las pruebas nucleares este año para forzar al gobierno de Biden a regresar a la mesa de negociaciones.

Kim "podría tomar algunas acciones agresivas y potencialmente desestabilizadoras para cambiar el entorno de seguridad regional y provocar divisiones entre Estados Unidos y sus aliados, incluyendo la reanudación de pruebas de armas nucleares y del misil balístico internacional", señaló la oficina del Director de Inteligencia Nacional estadounidense.

La Prensa