"Si pueden ir a un restaurante, pueden ir a la oficina", afirma el jefe de Morgan Stanley

El CEO de Morgan Stanley es criticado por amenazar con reducir el salario de empleados que se resistan a volver a la oficina.

James Gorman, director ejecutivo del banco estadounidense Morgan Stanley.
James Gorman, director ejecutivo del banco estadounidense Morgan Stanley.

Nueva York, Estados Unidos.

"Si puedes ir a un restaurante en Nueva York, puedes volver a la oficina y te queremos de regreso en la oficina", afirmó el director ejecutivo del banco Morgan Stanley, James Gorma, avivando el debate por el teletrabajo en Estados Unidos.

Y es que luego de 14 meses de teletrabajo generalizado a raíz de la pandemia y una gran campaña de vacunación, varias empresas emblemáticas de la capital económica estadounidense se preparan para un retorno presencial masivo de sus empleados.

No obstante, muchos empleados son reticentes a regresar a la oficina, sobre todo cuando deben hacer largos trayectos en transporte público.

Gorman afirmó que su empresa aún no ha ordenado el regreso de los empleados a la oficina, como si lo hicieron sus competidores Goldman Sachs y JP Morgan Chase.

Pero destacó que espera que todos sus colaboradores estén de regreso a la oficina para el Día del Trabajo, que en Estados Unidos se celebra el 6 de septiembre. "Entonces, de no ser así, tendremos un tipo de conversación muy distinta", advirtió.

El gigante de las finanzas de EEUU prevé un recorte de salario para aquellos empleados que se nieguen a volver a la oficina.

Vea: Viróloga que creó coronavirus en Wuhan niega filtración de laboratorio

En tanto, un 72% de los empleadores estadounidenses dicen estar abiertos a un modelo híbrido, pero generalmente a cambio de que los empleados estén en la oficina al menos 20 horas por semana, según un estudio publicado a fines de abril por la Universidad estatal de Arizona y la fundación Rockefeller.

Una flexibilidad que podría explicarse por sus dudas a exigir la vacuna. Menos de la mitad (44%) quiere "imponerla" a sus empleados; un 32% prefiere "alentarla", según el estudio.

La Prensa