"Supe que estaba en la frontera por las noticias": Madre hondureña se reencuentra con su hija

La pequeña de ocho años fue enviada por su padre a la travesía del migrante.

Glenda Valdez (26) y la pequeña Emily de ocho años.
Glenda Valdez (26) y la pequeña Emily de ocho años. /

Estados Unidos.

Madre e hija hondureñas se reencontraron tras seis largos años de estar separadas, realidad constante entre miles de familias inmigrantes que deciden abandonar su país de origen y dejar a sus seres queridos por un futuro mejor.

Glenda Valdez (26) y la pequeña Emily son las protagonistas de esta historia que tuvo un desenlace feliz. El reencuentro ocurrió en el Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom, ubicado en Austin, Texas, ciudad donde vive actualmente Valdez.

Para llegar a este momento, la pequeña salió de Honduras y atravesó el río Grande, que divide a México con EE.UU.

Además lea: Premio Pulitzer especial para la joven que grabó detención y asesinato de George Floyd

De acuerdo con el relato de la madre hondureña, ella no estaba enterada de que su hija había salido del país para cruzar a Estados Unidos.



"Estaba viendo la televisión y de pronto en las noticias pasaron un video en donde vi a mi hija tras ser encontrada por agentes de la Patrulla Fronteriza en La Joya, Texas. Ella dijo que no traía nada, que había perdido mi número y no sabía dónde vivía, pero que la estaba esperando", dijo a medios internacionales.

La niña vivía en Honduras con su padre, quien se hizo de una nueva pareja, la cual trataba mal a la menor, según lo que Emily relató.

A sus ocho años atravesó una de las experiencias más fuertes, tras quedarse sola, pues el hombre con la que la encargó su padre le perdió la vista y quedó a su suerte.



Al ver a su hija en las noticias Valdez se puso en contacto con las autoridades para dar con el paradero, afortunadamente el momento anhelado llegó, después de tanto sufrimiento.

Y en medio de llanto y un fuerte abrazo, madre e hija, agradecieron a Dios estar de nuevo juntas y contar la experiencia que miles de niños en la frontera no pueden por los peligros que los asechan.

La Prensa