Siria sufre un nuevo ataque de misiles israelíes cerca de Damasco

Fuertes explosiones se escucharon alrededor de las 10:30 de la noche, hora local

El ataque se produce a solo unos días del bombardeo efectuado por Estados Unidos contra milicias proiraníes.
El ataque se produce a solo unos días del bombardeo efectuado por Estados Unidos contra milicias proiraníes. / Foto: Twitter

Damasco, Siria

Siria sufrió la noche de este domingo un nuevo ataque de misiles israelíes dirigidos contra las cercanías de Damasco, indicaron una fuente militar y la agencia oficial de noticias siria Sana, que no informaron por el momento de víctimas o daños materiales.

"Nuestras defensas antiaéreas hacen frente a misiles de la agresión israelí en el cielo de Damasco y derriban algunos de ellos", informó Sana después de que se oyeran las primeras explosiones desde la capital, alrededor de las 22.30 hora local.

Una fuente militar confirmó a Efe que la agresión provino desde el Golán ocupado por el Ejército israelí en dirección a objetivos alrededor de Damasco y que las defensas habían derribado la mayoría de ellos.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con sede en el Reino Unido pero una amplia red de colaboradores sobre el terreno, aseguró en un comunicado que el ataque fue dirigido los alrededores de la zona de Al Sayeda Zainab, al sur de la capital siria.

Se trata, aseguró, de "un bastión de la Guardia Revolucionaria iraní y de Hizbulá libanés".

Esta acción se produce solo dos días de que Estados Unidos lanzara otro bombardeo contra milicias respaldadas por Irán, en este caso iraquíes, en una advertencia a Teherán en el que murieron entre uno y 22 combatientes, según las fuentes.

Israel ataca a menudo objetivos del Ejército de Siria y de las milicias libanesas o iraníes aliadas en territorio sirio.

El ataque anterior tuvo lugar el pasado 15 de febrero también en las cercanías de Damasco y, según el Observatorio, causó la muerte de nueve milicianos proiraníes.

Pero la agresión más mortífera en lo que va de año se produjo el pasado enero en la provincia oriental de Deir al Zur, en el que murieron al menos 57 personas entre soldados gubernamentales y milicianos proiraníes.

La Prensa