Trump tacha de "animales" a manifestantes que tumban estatuas en Portland

Manifestantes derribaron estatuas de expresidentes de EEUU en Portland.

Oregon, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tachó este lunes de "animales" a los manifestantes que la víspera derribaron las estatuas de dos prominentes exmandatarios en Portland, escenario de protestas raciales ininterrumpidas desde mayo.

Unas 300 personas marcharon la noche del domingo en el centro de la mayor ciudad del estado de Oregon (oeste) para la conmemoración del 12 de octubre, que bautizaron como el "día de la ira de los pueblos indígenas".



Los manifestantes vandalizaron además la fachada de una universidad y de la sociedad de Historia.

"Pongan a estos animales en la cárcel ahora", tuiteó Trump, que busca la reelección bajo la bandera de la "ley y el orden". "La izquierda radical solo sabe aprovecharse de un 'liderazgo' muy idiota. ¡Esto es (Joe) Biden!", su rival demócrata.

"Caos criminal"

Portland ha sido escenario de protestas diarias desde la muerte de George Floyd, un hombre negro que fue asfixiado por un policía blanco en Minnesota el 25 de mayo.

La manifestación del domingo fue dispersada con gases lacrimógenos.



El alcalde Ted Wheeler dijo el lunes que la marcha era "una oportunidad pacífica para la educación, la reflexión y la celebración de los logros de la comunidad indígena" y condenó el vandalismo "obsceno".

"Este grupo estaba decidido a cometer actos de violencia y caos criminal", indicó por su parte el jefe de la policía, Chuck Lovell. "Se promocionó como un día de ira, como un evento no familiar, se animaba a los participantes a vestir de negro con máscaras".

Vea: Kim Jong Un llora al pedir perdón a los norcoreanos

Videos difundidos por la prensa local muestran al grupo de manifestantes tumbando la estatua de Theodore Roosevelt (1901-1909) y Abraham Lincoln (1861-1865).

"Tres, dos, uno... ¡halen!", se escuchaba en estas grabaciones a uno de los organizadores antes de tumbar la estructura, seguido por una gritería en celebración después de haber logrado el objetivo. Ambas esculturas fueron rayadas con pintura.

La de Roosevelt fue la primera en caer. Le critican sus políticas de asimilación y reasignación de territorios tribales. "Tierra robada", escribieron en el pedestal de su estatua ecuestre. Le siguió la de Lincoln, en cuyo pedestal escribieron "Dakota 38", por la ejecución de 38 indígenas tras una guerra en 1862.

La Prensa