Jefe de Policía de Tucson ofrece su renuncia por muerte de hispano esposado

El suceso ocurrió el pasado 21 de abril y los detalles no fueron dados a conocer hasta el 23 de junio por la tarde.

 Fotografía oficial cedida por la Ciudad de Tucson donde aparece Chris Magnus, jefe del Departamento de Policía de Tucson (TPD).
Fotografía oficial cedida por la Ciudad de Tucson donde aparece Chris Magnus, jefe del Departamento de Policía de Tucson (TPD). /

Tucson.

El jefe del Departamento de Policía de Tucson (TPD), Chris Magnus, ofreció este miércoles su renuncia después que en las últimas 24 horas se dieran a conocer detalles y un vídeo sobre la muerte de un hombre hispano mientras se encontraba bajo custodia de agentes de la corporación. Tres de los agentes involucrados en el caso ya renunciaron.

Algo que preocupa a muchos es que el suceso ocurrió el pasado 21 de abril y los detalles no fueron dados a conocer hasta ayer por la tarde.

La alcaldesa de la ciudad, Regina Romero, dijo hoy en una conferencia de prensa que ni el Concejo ni ella fueron notificados de este hecho hasta los últimos días.

En un vídeo dado a conocer hoy por el TPD se puede ver a los policías llegar por la noche a las casa de Carlos Adrián Ingram López tras recibir una llamada de auxilio de la abuela del individuo, quien se encuentra desnudo y se esconde dentro de una cochera detrás de un auto, donde la policía lo confronta y lo esposa.



El hombre no opone resistencia pero se puede ver visiblemente alterado. Muchas veces pide y suplica que le den agua tanto en inglés como en español mientras está esposado boca abajo. Los agentes lo cubren completamente con unas mantas de un material parecido al plástico y uno de ellos lo sostiene por la espalda.

Pasan varios minutos hasta que el agente se da cuenta de que el hombre no responde. Es entonces cuando lo destapan, lo giran y al parecer se dan cuenta de que no respira. Minutos más tarde llegan los paramédicos.

Magnos dijo que una investigación interna determinó que los agentes involucrados habían violado varios protocolos, pero no quiso especificar cuáles. "Si no hubieran renunciado, hubieran sido despedidos", aseguró el jefe policial en la misma conferencia de prensa.

Indicó que este caso ocurrió en medio de la pandemia de COVID-19, lo que retrasó el proceso de notificación.

En la autopsia no se pudo determinar la causa de la muerte, pero de acuerdo con el médico forense, Ingram López sufrió un paro cardíaco, su corazón estaba agrandado y al momento de su muerte estaba intoxicado con cocaína.

El TPD ha solicitado que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investigue el caso y la Fiscalía del Condado Pima, Arizona, aún no ha determinado si se presentarán cargos contra los oficiales involucrados.

Este caso se da al mismo tiempo que ha surgido un movimiento nacional en favor de reformar los departamentos policiacos a través del país tras la muerte de George Floyd, un afroamericano, a manos de un policía blanco en Minneapolis el pasado mes de mayo.

La alcaldesa Romero indicó que planea presentar un plan que incluye por principio que el alcalde y el Concejo sean informados inmediatamente cuando se presente una muerte bajo custodia del TPD.

En los últimos 10 años, 12 personas han muerto bajo custodia de la corporación.

La Prensa