Hondureña cumple su sueño y se gradúa en la Universidad de Texas

Jill Dilbert cuenta que para ella todo fue un sacrificio.

Con esfuerzos y con el apoyo de sus padres, Jill terminó sus estudios universitarios.
Con esfuerzos y con el apoyo de sus padres, Jill terminó sus estudios universitarios.

Texas, Estados Unidos

La hondureña Jill Dilbert decidió luchar por su sueño y lo alcanzó, se graduó con honores de Administración de Empresas en la Universidad de San Antonio, Texas.

Orgullosa de sus raíces catrachas, cuenta que tras graduarse consiguió que la Universidad le concediera un permiso por un año para trabajar en su carrera.

La joven de 22 años, nacida en San Pedro Sula, donde comenzó en la escuela Bilingüe Kiddy Kat y después en la MountView Academy. También estuvo un trimestre en una universidad privada, pero sus padres se la llevaron a Estados Unidos para que tuviera una mejor educación y otras oportunidades de trabajo.

"Para mí ha sido un sacrificio. Desde que llegué estuve un poco perdida por el nuevo ambiente, todo súper diferente, pero logré adaptarme porque soy sociable. Mi único reto fue el cambio de cultura y hablar más fluido en inglés", recordó Jill.

En la Universidad de Texas conoció a otra hondureña de Tegucigalpa con quien consiguió acoplarse por el nexo cultural.

"Todas mis clases eran desde las 8:00 am hasta las 11:00 am. Después iba a la casa a comer y luego a trabajar desde las 8:00 pm hasta la medianoche", destacó lo que con el tiempo tuvo una buena recompensa.

Hondureña dreamers.1(800x600)
Un momento de felicidad de Jill terminar la Universidad.

Los últimos meses en la Universidad los terminó en línea por la pandemia del coronavirus. "Tuvieron que cambiar todas las clases a en línea. También el trabajo que estaba haciendo en la Universidad lo comencé a hacer en línea y me gradué en línea", comentó la hondureña.

A la graduación la acompañaron sus padres, Roy y Maureen Dilbert, además de sus hermanos, abuelos, primos y una tía.

Tenía planeado viajar a Honduras después de graduarse, pero por la pandemia del coronavirus suspendió el viaje.

Durante sus años en la Universidad le apasionó bastante trabajar como voluntaria en los refugios para personas necesitadas y también en construcciones para familias con dificultades económicas.

Modelo12.16(800x600)
Parte del trabajo de voluntaria de Jill construir casas.

También trabajó en el gimnasio de la Universidad donde aprendió más acerca del mejoramiento físico y la influenció a ser consistente en alimentarse sanamente.

Jill Dilbert es embajadora de la música y la comida hondureña. "Como soy afrolatina, aquí todo lo ven como bien exótico. A las personas que conozco les interesa saber de dónde soy, qué lengua hablo. Les cuento sobre las baleadas sobre la música, la punta en especial", reveló la joven, quien se declaró amante de la yuca con chicharrón y las baleadas.

La hondureña, quien viajó con visa de estudiante, aconseja a otros que quieren culminar sus estudios en otro país que no lo vean como algo imposible. "Siempre hay muchas alternativas para estudiar. Hay muchas maneras de llegar a Estados Unidos y poder cumplir sus sueño ya que aquí muchas universidades ofrecen bastantes becas", dijo.

"Algo que he aprendido es que si se quiere se puede. Ningún sueño es imposible, hay muchísimas becas que las universidades le conceden a los estudiantes internacionales. Hagan toda la investigación necesaria y así encontrarán lo que necesitan y no teman a preguntar algo cuando no entienden algo. Yo aprendí eso durante mis años en la universidad, preguntar e investigar te llevan muy adelante por tan pequeño que se escuche. El beneficio de recibir educación en el extranjero es muy posible y es una gran bendición ya que pone en alto nuestro país", explicó.

Jill Dilbert1.1(800x600)
Jill Dilbert ha posado como modelo para fotógrafos.
En el Gym(800x600)
Jill Dilbert dedica bastante tiempo a ejercitarse.
La Prensa