Dan positivo de coronavirus 74 migrantes deportados a Guatemala

Estados Unidos ha continuado con las deportaciones de migrantes centroamericanos a pesar de que los países de origen han solicitado que se suspendan para evitar la propagación del coronavirus.

Los migrantes, parte de un grupo de 71 guatemaltecos deportados de los Estados Unidos, usan mascarillas como medida preventiva contra el nuevo coronavirus COVID-19. AFP
Los migrantes, parte de un grupo de 71 guatemaltecos deportados de los Estados Unidos, usan mascarillas como medida preventiva contra el nuevo coronavirus COVID-19. AFP

Ciudad de Guatemala, Guatemala

El Gobierno de Guatemala ha informado de que los 74 migrantes que fueron deportados la semana pasada por Estados Unidos han dado positivo en el test del coronavirus, recalcando que la mayoría son pacientes asintomáticos.

Así lo ha confirmado el viceministro de Salud, Erick Muñoz, en una rueda de prensa, explicando que cinco tenían síntomas congruentes con la Covid-19, por lo que "se decidió hacer (el test) a toditos". Tras ello, se ha confirmado que los 74 tienen coronavirus, aunque ningún caso requiere hospitalización, según informa Guatevisión.

Estados Unidos ha continuado con las deportaciones de migrantes centroamericanos a pesar de que los países de origen han solicitado que se suspendan para evitar la propagación del coronavirus.

Miles de migrantes centroamericanos partieron en octubre de 2018 hacia Estados Unidos en las llamadas caravanas, viajando en grupos grandes para protegerse de los peligros del camino.

422092-01-02(800x600)
Miles de migrantes centroamericanos partieron en octubre de 2018 hacia Estados Unidos en las llamadas caravanas, viajando en grupos grandes para protegerse de los peligros del camino.

La Administración de Donald Trump, que llegó a hablar de "invasión", llegó a acuerdos con los países de origen --El Salvador, Guatemala y Honduras-- y con México, país de tránsito, para que los migrantes fueran deportados o, en su caso, aguardaran la respuesta a su petición de asilo en el lado mexicano de la frontera.

Desde entonces los flujos migratorios se han reducido pero no han cesado. Los gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica y México han pedido ayuda a Estados Unidos para atajar las causas profundas de la emigración, tales como la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades.

La Prensa