Empresarios piden al Gobierno de Nicaragua descentralizar las pruebas de COVID-19   

Llamó públicamente al Gobierno a aprobar las solicitudes que han presentado diferentes hospitales y laboratorios privados.

 El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerrí.
El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerrí. /

Managua, Nicaragua.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) solicitó este miércoles al Gobierno de Nicaragua que descentralice las pruebas de COVID-19, para agilizar los procesos de detección del coronavirus, y pidió no suspender servicios básicos por falta de pago en el contexto de la pandemia, de la que se han registrado dos casos en el país.

El Cosep, principal patronal de Nicaragua, llamó públicamente al Gobierno a aprobar las solicitudes que han presentado diferentes hospitales y laboratorios privados para realizar pruebas de COVID-19, antes de que el coronavirus se propague dentro del país y ha haga colapsar el sistema de salud estatal, como ha ocurrido en otras naciones.

LEA: Honduras y Nicaragua acuerdan proteger a migrantes extranjeros del coronavirus

“Hay una serie de laboratorios y hospitales que han pedido los kits (equipos) para hacer estos exámenes (de COVID19), es importante que autoricen, que no se centralicen únicamente en el Ministerio de Salud, para atender de manera oportuna y puedan salvarse vidas con esa decisión”, dijo el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, en conferencia de prensa.


INFORMACIÓN DISCRECIONAL


El principal problema que han encontrado los empresarios para obtener la autorización es el manejo discrecional que tiene el Gobierno sobre los datos del COVID-19, ya que “si varios laboratorios privados hacen estos exámenes, esa información se vuelve pública”.

El Cosep insistió en su demanda al Gobierno a “transparentar la información, y el llamado a que sean responsable.

Adicionalmente pidió que el Gobierno no corte el suministro de agua y energía eléctrica por falta de pago.

“Es importante en este momento que no se corte el servicio de agua, sigue habiendo cortes (…) aquí no hay que escatimar, porque lo principal que puede hacer la población es lavarse las manos”, destacó Aguerri, quien agregó que cuando una familia quede sin servicio de electricidad por falta de pago, recurrirá a otras personas y sin querer podría esparcir o contagiarse por COVID-19.

El Cosep también demandó la suspensión de las clases, tomar otras medidas para evitar los estragos del esperado pico de la pandemia, y crear un plan de emergencia para las familias cuya economía no sobrevivirá a la crisis.

El pico de la pandemia es una preocupación especial para los empresarios, según Aguerri, ya que si no se toman medidas, Nicaragua no tendrá oportunidad de reaccionar a tiempo, por ejemplo en el mercado internacional, donde los productos de salud se mueven según el precio y la urgencia de cada país.


SIN SENTIDO DE URGENCIA


“No estamos viendo ese mismo sentido de urgencia (que en el resto de países)”, advirtió el presidente de los empresarios nicaragüenses.

Aguerri mencionó que los bancos están dispuestos a tomar medidas ya establecidas en otros países, como las moratorias de pago, siempre que lo autorice el Gobierno, y a ingresar en la cadena de suministros médicos, si las autoridades lo permiten.

También solicitó al Gobierno tomar acciones para evitar aglomeraciones, especialmente las promovidas por el Ejecutivo, y sobre todo las de ancianos, que en los primeros diez días de cada mes acuden en masas a las ventanillas correspondientes, para retirar el pago de sus pensiones.

El Cosep insistió en la importancia del aislamiento social, como método efectivo para evitar una propagación del COVID-19 se salga del control de los sistemas de salud pública.

El Gobierno del presidente Daniel Ortega, que no ha reportado muertos por el COVID-19, es criticado porque sus métodos ante la pandemia se limitan a la vigilancia del coronavirus y recomendaciones sobre cuido personal, pero no incluyen las estrategias de prevención social recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Prensa