La verdad detrás del tráfico de reptiles y mascotas exóticas

Un revelador informe de World Animal Protection prende las alarmas sobre el comercio internacional de la pitón real africana, el animal vivo más comercializado legalmente de África.

World Animal Protection recomienda insistentemente no comprar o criar pitones reales como mascotas.
World Animal Protection recomienda insistentemente no comprar o criar pitones reales como mascotas.

Nueva York.

Millones de animales silvestres, incluyendo las pitones reales, son capturados o criados en cautiverio para ser comercializados en el multimillonario mercado de mascotas exóticas, el cual está teniendo un devastador impacto en la población de varias especies silvestres alrededor del mundo.

Un revelador informe de World Animal Protection prende las alarmas sobre el comercio internacional de la pitón real africana, el animal vivo más comercializado legalmente de África.

El tráfico de vida silvestre es una bomba de tiempo cuando de enfermedades infecciosas o mortales se trata, según lo reporta la organización benéfica. La fauna silvestre, atrapada en la naturaleza o criada en cautiverio, es usualmente puesta en estrechas jaulas bajo condiciones crueles, creando así un foco de enfermedades.

Estos hallazgos son revelados en un nuevo e impactante documental publicado esta semana. Es preocupante que, en poco más de 45 años, más de 3 millones de pitones reales hayan sido exportadas desde África Occidental hacia Europa, Asia y los Estados Unidos, siendo este último el mayor importador.

El comercio de reptiles representa el 20% del comercio mundial de mascotas exóticas, y sin embargo, son tal vez una de las especies más incomprendidas.

Estudios hechos en más de 5 mil serpientes reveló que las condiciones proporcionadas por los criadores norteamericanos y europeos no cumplen con los estándares mínimos de cuidado recomendados, pues mantienen a los reptiles en pequeños contenedores plásticos y cajas de vidrio cuando los exhiben para la venta, evidenciando problemas reales sobre el bienestar de los animales.

Se cree que las pitones reales, junto con otros reptiles, no sufren ni sienten dolor. Sin embargo, su nombre en inglés (ball python) se refiere, precisamente, a la tendencia que tienen de enroscarse en forma de bola cuando sienten miedo o estrés. Además, la falsa creencia de que estos animales no necesitan cuidados especializados es lo que fomenta su tenencia como mascotas exóticas.

Los puntos más relevantes del informe, que incluyen investigaciones en África Occidental, Europa y Norteamérica, afirman lo siguiente:

El 99% de las importaciones globales de pitones reales provienen de solo tres países de África Occidental: Togo, Benin y Ghana.

La cría en granjas de las pitones reales en el occidente africano depende directamente de la captura de los animales en estado salvaje (lo que significa que son brutalmente sacadas de sus madrigueras y trasladadas en sacos llenos con otras serpientes).

Esto normalmente puede provocarles angustia, lesiones, enfermedades y la muerte.
Se cree que decenas de millones de mascotas exóticas se encuentran en hogares alrededor del mundo. Tan solo en Estados Unidos, de las 9 millones de mascotas exóticas, el 51% corresponden a reptiles.

Las pitones reales requieren de cuidados complejos y específicos, incluso cuando se trata de las necesidades más básicas en cautiverio –incluyendo la habilidad de extender completamente sus cuerpos–. El único lugar donde se pueden satisfacer 100% sus necesidades biológicas y de comportamiento es en la naturaleza.

En cautiverio, las pitones reales son mantenidas en espacios considerablemente más pequeños que en sus hábitats naturales y, por lo general, no tienen el acceso adecuado a agua, refugio y enriquecimiento, incluso cuando los dueños buscan los cuidados adecuados.

Actividades en línea promueven la demanda y el cruel tráfico, ya que sus principales jugadores son Facebook, YouTube e Instagram. Tiendas de mascotas y sitios de e-commerce también incrementan la demanda de los consumidores y el mercado de mascotas exóticas como las pitones reales.

Una prohibición total en el tráfico de fauna silvestre es la única solución adecuada. Esto protegería a los animales en la naturaleza, eliminaría su sufrimiento en cautiverio y ayudaría a evitar grandes epidemias de salud.

El reciente brote de coronavirus, y brotes regulares de infecciones de Salmonella resaltan el peligro inminente cuando existe proximidad entre humanos y animales silvestres en malas condiciones de cautiverio.

Es necesario tomar medidas para acabar con el comercio de mascotas exóticas, no solo por el bienestar de los animales y la biodiversidad, sino también para proteger la salud humana.

Edith Kabesiime, Directora de la campaña de vida silvestre en World Animal Protection – Africa, dijo, “ahora estamos comenzando a ver el impacto de la cruel explotación en las poblaciones de serpientes silvestres y el grave sufrimiento de los animales.

Son arrancados de sus hábitats, transportados en sacos y criados en cautiverio; así no debe ser la vida de un animal silvestre”.


“El comercio internacional de la pitón real africana es una importante fuente de ingresos para algunas comunidades locales, pero cuando todas las serpientes desaparezcan, el dinero también lo hará. Con el reciente brote de coronavirus, también estamos entendiendo que los costos económicos y humanos de este tipo de brotes causados por la demanda de una "mascota de lujo" es un precio que no vale la pena pagar", agregó Kabesiime.

“El comercio de las pitones reales como mascotas exóticas es un mercado global que ha impactado a millones de animales durante los últimas décadas. Las serpientes son una de las especies menos valoradas y son víctimas de crueldad desde el momento de su captura y durante toda una vida en cautiverio”, dijo Cassandra Koenen, directora global de Vida Silvestre no Mascotas en World Animal Protection.

“Sea legal o ilegal, el comercio de animales silvestres como mascotas es cruel. Los vendedores norteamericanos y europeos de pitones reales no cumplen con los mínimos estándares de cuidado para estas serpientes. Son cruelmente puestas en pequeños contenedores de plástico sin espacio para moverse, sin acceso a agua, refugio y habilidad para regular la temperatura de su cuerpo. Es devastador ver cómo estos comerciantes olvidan que están tratando con animales silvestres, más no mercancías. Los animales silvestres no son mascotas, pertenecen a la naturaleza”

World Animal Protection recomienda insistentemente no comprar o criar pitones reales como mascotas. Una vida en cautiverio es una vida completamente alejada a la de la naturaleza.

Únete al movimiento para acabar con el tráfico internacional de vida silvestre, que incluyen las pitones reales.

Sobre World Animal Protection (Protección Animal Mundial)

Está activa en más de 50 países, y desde hace más de 50 años trabajamos con aliados locales, organizaciones de bienestar animal, empresas y gobiernos.

Ayuda a las personas a encontrar maneras prácticas de prevenir el sufrimiento de los animales en todo el mundo en cuatro áreas: el bienestar de animales de producción, animales en situaciones de desastres, animales en comunidades y animales silvestres.

Mantiene relaciones formales con instituciones internacionales, incluyendo la FAO, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Busca el cambio en políticas públicas a escala nacional e internacional para mejorar las vidas de millones de animales, porque la protección animal es parte fundamental de un futuro sostenible.

Para más información sobre World Animal Protection (Protección Animal Mundial) visite: https://www.worldanimalprotection.cr/.

La Prensa