La dama que amenaza la reelección de Almagro

La ecuatoriana maría Fernanda Espinosa aspira a ser la primera mujer en dirigir la OEA. ¿Vencerá la cruzada de eeuu en favor de almagro?

La diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa.
La diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Washington.

“Es una candidata formidable. Puede llevar a la OEA por un nuevo camino”, dijo el embajador de Antigua y Barbuda ante la Organización de Estados Americanos, Sir Ronald Sanders, al anunciar en diciembre la nominación de la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa para dirigir la organización que actualmente lidera el uruguayo Luis Almagro, criticado por varios sectores por dedicarse a un “monotema”, Venezuela.

Sanders aseguró que Espinosa cuenta con el apoyo de países del centro y sur de América, así como del Caribe. La candidatura la respaldaron Antigua y Barbuda, así como San Vicente y las Granadinas.

El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, anunció dos días antes que lideraría una campaña para asegurarse de que el actual secretario general de la OEA no sea reelegido.

LEA: EEUU aplaude la nueva fiscalía anticorrupción

“Hay una elección para un nuevo secretario general en marzo y exhorto a todos los líderes caribeños a que no voten por Almagro”, dijo Gonsalves.

“Ya he escrito a los líderes de Caricom (Comunidad del Caribe). Les escribí y si tengo que tomar la iniciativa, tomaré la iniciativa y, como saben, cuando tomo la iniciativa en algo, la tomo. No sé si voy a tener éxito, pero no puedo quedarme sentado”, agregó.

En este enero, Espinosa aprovechó la cumbre en México de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para avanzar en las negociaciones contra Almagro. Con el impulso de México, la ecuatoriana busca el voto de países pequeños cuyo voto vale tanto como el de una potencia. En ese sentido, los estados miembros de la Caricom darían un apoyo importante a las aspiraciones de Espinosa.

cr-OEA2-260120(800x600)
El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo (R) y el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, de Uruguay, hablan durante una reunión protocolar del Consejo Permanente de la OEA el 17 de enero de 2020 en Washington, DC. / AFP

Los estados miembros de Caricom son Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Monserrat, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam, y Trinidad y Tobago.

A estos 15 países se sumaría Argentina, que votará por quien tenga mayor oportunidad de derrotar a Almagro; Nicaragua y Panamá acordaron votar como los argentinos. El Gobierno argentino está trabajando de hecho en conseguir voluntades de los estados asociados de la Caricom, que son Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, e Islas Vírgenes Británicas. Estos estados podrían llegar a acompañar porque tienen buen trato con Argentina ya que les presta ayuda en proyectos de cooperación.

Espinosa, quien es expresidenta de la Asamblea General de la ONU, busca con su postulación ser la primera mujer en asumir como secretaria general de la OEA.

Frentes en su contra

Una carrera nada fácil, pues su candidatura generó sorpresa en el gobierno ecuatoriano, que expresó su apoyo al actual secretario. En una publicación del periódico ecuatoriano El Universo, el actual canciller de ese país aseguró que la administración del presidente Lenín Moreno apoya la continuación de Almagro en el cargo. “Ecuador no ha promovido la candidatura de la señora María Fernanda Espinosa, no la hemos planteado, es iniciativa de otro país”, dijo el canciller el pasado diciembre.

Además, ahora se enfrenta a la cruzada que lidera el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, a favor de la continuidad de Almagro. En estos días, Pompeo cumplió una gira por Costa Rica y Colombia, además de Jamaica, donde reunió a varios líderes de Caricom, pues sabe que el apoyo de los países caribeños es clave para renovar el mandato de Almagro. Para renovar el 20 de marzo su mandato hasta 2025, Almagro necesita una mayoría simple de 18 de los 34 países activos del organismo.

Otro frente con el cual debe lidiar es el del movimiento correísta. En una carta abierta publicada el 7 de enero, el expresidente Rafael Correa y otros tres altos dirigentes instan a los países del Caribe a buscar un tercer candidato.

“¡Ni Almagro ni Espinosa!”, proclamó Correa al pedir a los gobiernos “progresistas” de América Latina que busquen a alguien más propenso al diálogo que represente verdaderamente los valores de la izquierda. “Espinosa ha roto todos los principios. Los traidores nunca cambian”, abunda el exmandatario, para quien no se la puede “premiar con un cargo internacional”. Y confiesa que habría esperado de Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas, una llamada antes de darle su aval.

La Caricom, en la mira de Pompeo

La primera Ministra de Barbados, Mia Mottely, rechazó la invitación de Pompeo a la reunión de cancilleres en Jamaica, pues consideró que el estadounidense busca dividir a la región.

La postura de Mottely, quien también preside Caricom, quedó clara durante la conmemoración del centenario del nacimiento de Errol W. Barrow, quien fuera primer ministro y líder independentista de la isla.

“Soy consciente de que cuando Errol Barrow se puso de pie y comentó que ‘seremos amigos de todos y satélites de ninguno’, poco sabía que esa declaración sería adoptada por cada uno de los primeros ministros del gobierno que le sucediera. Es tan válida hoy en día, tal vez incluso más de lo que lo fue en el momento de su entrega inicial”, dijo. “No buscamos peleas, pero soy consciente de que si este país no defiende algo, entonces caerá en cualquier cosa. Como presidenta de Caricom me resulta imposible aceptar que mi Ministro de Relaciones Exteriores asista a una reunión con alguien [Pompeo] a la que los miembros de Caricom no están invitados. Si se invita a algunos y no a todos, entonces se trata de un intento de dividir esta región”, enfatizó. Tampoco asistió a la cita con Pompeo Trinidad y Tobago, pues consideró la visita como un esfuerzo por “dividir” a la Caricom.

Durante su estancia en Kingston, Jamaica, Pompeo dijo: “Sabemos que los países de esta región a veces estarán de acuerdo con Estados Unidos en ciertos temas y a veces no, pero no hay ninguna intención de dividir”. Pero habrá que ver si surten efecto las advertencias de Pompeo a los países caribeños sobre mantener relaciones con Venezuela, Rusia, China, Cuba y Nicaragua. Eso podría inclinar la balanza a favor de Almagro, que cuenta con el respaldo de EUA y los países con gobiernos de centroderecha que arrastra la nación norteamericana: Brasil, Ecuador, Colombia, Canadá, Paraguay, Bolivia, Chile y Uruguay. A estos también se suman Honduras, Guatemala, El Salvador y Costa Rica.

La Prensa