Andrés Manuel López Obrador proclama la “no intervención” de EEUU

El gobernante mexicano se reunió ayer a puertas cerradas con el fiscal estadounidense.

El fiscal general de EEUU, William Barr, conversa con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. AFP
El fiscal general de EEUU, William Barr, conversa con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. AFP

México.

El fiscal de EEUU, William Barr, y el presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, se reunieron ayer luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara su intención de designar a los cárteles mexicanos como “organizaciones terroristas”.

“Como abogado comprende que nuestra Constitución nos obliga a ceñirnos a los principios de cooperación para el desarrollo y a la no intervención en política exterior”, escribió López Obrador en Twitter sin dar más detalles sobre el encuentro.

“De este modo siempre podremos trabajar juntos”, añadió.

A la reunión acudieron el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, los secretarios de la Defensa y de la Marina, así como el consejero jurídico de presidencia, Julio Scherer.

El encuentro se llevó a cabo tres días después de que López Obrador recibiera en el Palacio Nacional a los LeBarón, la familia mormona a la que pertenecían las tres mujeres y los seis niños asesinados en el norte de México a inicios de noviembre.

4 de noviembre, día cuando ocurrió la masacre contra la familia LeBarón en una zona remota entre los estados de Sonora y Chihuahua. FAllecieron tres mujeres y seis niños de su comunidad.

La intención de Trump de declarar a los cárteles mexicanos como “organizaciones terroristas” después de esa masacre provocó un airado debate en México sobre si las acciones de estos grupos son terrorismo y si esa decisión implicaría una intervención estadounidense en el país. López Obrador dijo el miércoles que los temas que trataría con Barr serían el tráfico de dólares y armas de EEUU a México, una añeja demanda del gobierno mexicano a Washington.

“Lo que estamos planteando es que cuando menos del lado estadounidense haya control de salida de armas y de dólares, cuando menos”, enfatizó en su conferencia matutina en la que se difundieron imágenes sobre cómo se trafican las armas ocultas en automóviles y autobuses.

El encuentro no fue abierto a la prensa. La designación de organización terrorista extranjera por parte del gobierno estadounidense significaría que los cárteles son equivalentes a grupos como el Estado Islámico y Al-Qaeda.

méxico. El fiscal de EEUU, William Barr, y el presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, se reunieron ayer luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara su intención de designar a los cárteles mexicanos como “organizaciones terroristas”.

“Como abogado comprende que nuestra Constitución nos obliga a ceñirnos a los principios de cooperación para el desarrollo y a la no intervención en política exterior”, escribió López Obrador en Twitter sin dar más detalles sobre el encuentro.

“De este modo siempre podremos trabajar juntos”, añadió.

A la reunión acudieron el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, los secretarios de la Defensa y de la Marina, así como el consejero jurídico de presidencia, Julio Scherer.

El encuentro se llevó a cabo tres días después de que López Obrador recibiera en el Palacio Nacional a los LeBarón, la familia mormona a la que pertenecían las tres mujeres y los seis niños asesinados en el norte de México a inicios de noviembre.

La intención de Trump de declarar a los cárteles mexicanos como “organizaciones terroristas” después de esa masacre provocó un airado debate en México sobre si las acciones de estos grupos son terrorismo y si esa decisión implicaría una intervención estadounidense en el país. López Obrador dijo el miércoles que los temas que trataría con Barr serían el tráfico de dólares y armas de EEUU a México, una añeja demanda del gobierno mexicano a Washington.

“Lo que estamos planteando es que cuando menos del lado estadounidense haya control de salida de armas y de dólares, cuando menos”, enfatizó en su conferencia matutina en la que se difundieron imágenes sobre cómo se trafican las armas ocultas en automóviles y autobuses.

El encuentro no fue abierto a la prensa. La designación de organización terrorista extranjera por parte del gobierno estadounidense significaría que los cárteles son equivalentes a grupos como el Estado Islámico y Al-Qaeda.