Aumenta escasez de gasolina y alimentos por protestas en Bolivia

La iglesia católica boliviana, la ONU y la UE propician inicio de un diálogo entre gobierno interino y opositores.

Presión. Mujeres indígenas con la bandera whipala ayer en La Paz. EFE
Presión. Mujeres indígenas con la bandera whipala ayer en La Paz. EFE

LA PAZ.

Los bloqueos de partidarios al expresidente Evo Morales en las afueras de las principales ciudades de Bolivia ocasionaban escasez de gasolina y alimentos, lo que presiona al gobierno interino que busca abrir un diálogo para poner fin a cuatro semanas de convulsión social y política.

Los principales mercados y puestos de alimentos lucían cerrados en La Paz y ello comenzaba a preocupar a los comerciantes y consumidores, en tanto que las autoridades enfrentaban problemas para reabastecer de gasolina a la ciudad debido a los bloqueos carreteros.

LEA: EEUU aplaude a Bolivia por expulsar a cientos de funcionarios cubanos

La Paz es la principal afectada por el desabastecimiento desde hace cuatro días cuando recrudecieron los enfrentamientos entre los seguidores de Morales y las fuerzas de seguridad. La escasez también golpea a la ciudad oriental de Santa Cruz, considerado el motor agroindustrial del país.

Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad han sido especialmente fuertes cerca de Cochabamba, feudo de Morales; se registran 23 muertos.

En este escenario, la Iglesia católica de Bolivia anunció ayer el inicio de un diálogo, entre el gobierno y otros sectores, para poner fin la crisis. Los obispos bolivianos, en coordinación con la Unión Europea y Naciones Unidas, llamaron a las conversaciones para “pacificar el país, y consensuar las condiciones de unas nuevas elecciones generales”. “El diálogo es el camino apropiado para superar las diferencias entre bolivianos”, dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, Aurelio Pesoa, en conferencia de prensa. “Celebrar elecciones transparentes... es el mejor camino para superar las diferencias”, agregó.

Ayer, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que el gobierno interino de Bolivia, encabezado por la exsenadora Jeanine Áñez, había hecho “lo correcto” el viernes al iniciar la repatriación de más de 700 cooperantes cubanos.

“Eso era lo correcto. Cuba no estaba enviando médicos y funcionarios a Bolivia para ayudar al pueblo boliviano, sino más bien para apoyar un régimen pro-Cuba encabezado por Evo Morales... Bravo, Bolivia”, agregó el funcionario estadounidense.