Nueva Constitución chilena no frena las manifestaciones

Las protestas se intensifican en Chile pese al acuerdo para una nueva carta magna.

Protestas. Las violentas manifestaciones se extendieron el fin de semana en Santiago pese a acuerdo. AFP.
Protestas. Las violentas manifestaciones se extendieron el fin de semana en Santiago pese a acuerdo. AFP.

SANTIAGO.

Pese al acuerdo por una nueva Constitución alcanzado por el Gobierno de Sebastián Piñera y la oposición, los chilenos volvieron a copar el fin de semana el centro de Santiago, al cumplirse 30 días del estallido social en ese país sudamericano.

Entretanto, las autoridades elevaron a 23 la cifra de muertos durante las protestas contra Piñera que también han dejado 2,209 heridos, según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). Entre los más graves figuran 209 casos de traumas oculares causados por el impacto de balines de goma, perdigones o bombas lacrimógenas.

Las calles siguen en ebullición con miles de personas reclamando un modelo más equilibrado para compensar la desigualdad social de la que muchos culpan a la Constitución heredada de la dictadura de Pinochet. Redactar una nueva Constitución que sustituya a la actual, aprobada en 1980, es uno de los grandes reclamos de los chilenos que desde el pasado 18 de octubre protagonizan una crisis sin precedentes.

LEA: Bolivia continúa paralizada después de la renuncia de Evo Morales

Sin embargo, durante este tiempo, a las peticiones mayoritarias por mejores modelos de pensiones, salud o educación se han ido sumando las de muy distintos gremios, desde los transportistas hasta los profesores, y el mero acuerdo para llamar a un plebiscito e iniciar un proceso constituyente no parece haber sido suficiente para sofocar la protesta de inmediato.

A ello se sumaría la desconfianza de parte de la población en la clase política y la denuncia de que a este pacto se haya llegado sin contar con una participación ciudadana directa.

La consulta de abril de 2020 incluirá dos preguntas: si se quiere o no una nueva Constitución, y qué tipo de órgano debería redactar esa nueva Constitución: una “comisión mixta constitucional”, una “convención constitucional” o una Asamblea Constituyente.

La convención constitucional, impulsada por los partidos de la coalición del Gobierno derechista, será integrada por miembros elegidos para ello y parlamentarios, mientras que en la “convención constitucional”, promovida por la oposición, todos sus integrantes serán elegidos para la ocasión.

La ratificación de la nueva Constitución será con voto obligatorio.

Violaciones

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) suma 345 querellas interpuestas contra agentes policiales o militares, de las que 5 son por homicidio calificado y 7 por homicidio frustrado; mientras que 245 corresponden a hechos de torturas, en los que en 58 casos se acusó de violencia sexual.

La Prensa