"Los indocumentados no valemos menos": Hondureño dreamer en Yale

Cristian Padilla afirma que "sería terrible" que la Corte Suprema de EEUU falle a favor de Trump y elimine el DACA.

Cristian y sus hermanas son dreamers hondureños protegidos de la deportación por el DACA, programa que Trump busca eliminar./AFP.
Cristian y sus hermanas son dreamers hondureños protegidos de la deportación por el DACA, programa que Trump busca eliminar./AFP.

Washington, Estados Unidos

Cristian Padilla Romero, es un dreamer hondureño que se ha dado a conocer en Estados Unidos por liderar una campaña para liberar a su madre, Tania Romero, en riesgo de deportación tras ser detenida por la agencia del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) del Gobierno de Donald Trump.

El hondureño, pasante de un doctorado en la prestigiosa Universidad de Yale, enfrenta también un futuro incierto en Estados Unidos, junto a otros 600,000 jóvenes indocumentados beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que Trump busca eliminar.

Padilla de 24 años afirmó en entrevista con Diario La Prensa que el DACA "significa mucho para mí. Me permitió trabajar mientras estudiaba en la universidad y me dio mucha tranquilidad saber que me protegía de la deportación".

El programa implementado por el ex presidente Barack Obama en 2012 otorga un permiso de trabajo, estudio y licencia para conducir a sus beneficiarios, jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

Sin embargo, el plan fue suspendido por Trump, y ahora el destino de Cristian y de otros 16,100 dreamers (soñadores) hondureños está en manos de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

Padilla2.14(800x600)
Cristian lidera una campaña para evitar la deportación de su madre, Tania Romero, arrestada por ICE el pasado agosto.

"Los indocumentados no valemos menos"

Cristian asegura que las políticas antiinmigratorias de la administración de Trump "han empoderado a los racistas, pero también a nosotros los indocumentados, porque es la conexión de que no nos quieren y que tenemos que pelear más. Hemos perdido más el miedo, ahora hay como un tipo de orgullo y los estudiantes que yo conozco están reclamando que ser indocumentado no quiere decir que uno vale menos", destacó.

El hondureño da el crédito de su éxito en Estados Unidos a su madre. "Ella ha sido la razón por la cual yo estoy en una universidad como Yale, ella trabajó hasta en tres empleos al mismo tiempo para sacar adelante a los cuatro hijos que tiene aquí".

"Siempre me motivó a estudiar. Me aceptaron en una de las mejores universidades privadas de Estados Unidos que tiene buenos programas para los indocumentados. Tomé las ventajas que nos ofrecieron en esa escuela y las conexiones que me ayudaron a progresar. Para el doctorado, apliqué a 14 escuelas, me aceptaron en 8, y opté por Yale, que tienen un muy buen programa", informó.

Al igual que miles de dreamers que permanecen en vilo a la espera del veredicto del Supremo que podría darse hasta junio del próximo año, Cristian afirma que la incertidumbre pasa factura para su salud mental.

"En lo emocional y psicológico es algo que nos afecta bastante. Los latinos no tenemos una cultura donde se habla abiertamente sobre los sentimientos y emociones, pero sí estamos en vilo".

Vea: Hondureño en Yale busca impedir deportación de su madre de EEUU

Los dreamers se convirtieron ayer en el último objetivo de ataque del mandatario estadounidense que afirmó que muchos de los beneficiarios de DACA son criminales "curtidos".

Cristian le respondió al magnate recordándole que uno de los requisitos para inscribirse al programa es no tener antecedentes penales y que muchos beneficiarios de DACA son profesionales que aportan a la economía de Estados Unidos.