Más noticias

Mujer afroamericana tenía un arma cuando fue abatida por policía blanco

Atatiana Jefferson, de 28 años, resultó gravemente herida por Aaron Dean, un agente enviado a la casa de la joven tras un llamado de alerta.

La víctima estaba jugando un videojuego con el niño cuando escuchó un sonido sospechoso en su jardín.
La víctima estaba jugando un videojuego con el niño cuando escuchó un sonido sospechoso en su jardín.

Texas, Estados Unidos

Una joven negra ultimada en su casa en Texas por un policía blanco durante un fallida intervención, apuntó con un arma al oficial por temor a una invasión de su domicilio, según documentos de la investigación publicados el martes.

Atatiana Jefferson, de 28 años, resultó gravemente herida en la noche del viernes al sábado por Aaron Dean, un agente enviado a la casa de la joven en Fort Worth, cerca de Dallas, tras un llamado de alerta. A un vecino le preocupaba que la puerta principal estuviera abierta y el policía, que estaba afuera, disparó por la ventana de la casa.

Video: Policía mata a mujer afroamericana en su propia casa

El jefe de la policía local, Ed Kraus, dijo en una conferencia de prensa el martes que parecía "normal que ella tuviera un arma si se sentía amenazada o si había alguien en su jardín".

Según la acusación penal, citando al sobrino de 8 años de Atatiana Jefferson, la víctima estaba jugando un videojuego con el niño cuando escuchó un sonido sospechoso en su jardín. Aparentemente sacó una pistola de su bolso y la apuntó a la ventana antes de ser alcanzada de un disparo.

El abogado de la familia de la víctima, Lee Merritt, pareció confirmar ante periodistas el testimonio del niño y acusó a la policía de estar armando una estrategia para cubrir al oficial.

Jefferson era empleada de farmacéutica

"Era muy apropiado que la señora Jefferson tuviera un arma" si pensaba "que alguien acechaba en su jardín a las 2:00 am", dijo Merrit, quien aclaró que el arma fue legalmente comprada y con un permiso.

Esta licenciada en biología, empleada en una empresa farmacéutica, había abierto la puerta para que el aire refrescara la casa, dijo su familia, que reclamó además que la policía de Fort Worth ceda el mando de la investigación a un servicio federal.

El documento que manejan las autoridades indica que el oficial de policía no se identificó como tal durante el control, pero no dice si vio un arma.

El caso revivió el debate sobre la violencia policial y la discriminación contra la minoría negra estadounidense.

Aaron Dean fue acusado de asesinato el lunes después de que renunciara al Departamento de Policía de Fort Worth y fue puesto en libertad bajo fianza el martes.