Más noticias

Donald Trump se deleita con su nuevo muro en la frontera con México

El republicano revisa la nueva valla construida en San Diego a un costo de 147 millones de dólares

El presidente Donald Trump durante su visita a la zona de Otay Mesa, California, para ver la construcción del muro. AFP
El presidente Donald Trump durante su visita a la zona de Otay Mesa, California, para ver la construcción del muro. AFP

San Diego.

El presidente Donald Trump insistió ayer en la necesidad de un tramo de más de 800 kilómetros de muro fronterizo para atajar lo que considera “una tremenda emergencia nacional”.

Durante una visita a un tramo de la valla fronteriza erigida en Otay Mesa (California), el presidente señaló que la “tremenda emergencia nacional” que supone el tráfico de drogas y personas solo podrá ser contenida con la construcción del muro y “cuando los traficantes de personas no puedan atravesarlo”.

Trump ha vuelto al mismo sitio que visitó en 2018 para observar los ocho prototipos del nuevo muro que durante su campaña electoral prometió construir en los más de 3,200 kilómetros de frontera con México. El proyecto de los prototipos rebasó los 3 millones de dólares y finalmente fueron demolidos en febrero de este año sin que ninguno fuera seleccionado.

LEA: Estados Unidos anuncia más candados a peticiones de asilo

No obstante, la valla fronteriza en San Diego comenzó a ser reemplazada en junio de 2018 por un nuevo muro metálico de entre entre 5 y 9 metros de altura, casi el doble que el tramo anterior, por un costo de 147 millones de dólares.

Trump resaltó las características del muro que, aseguró, han sido estudiadas por otras tres naciones.

Comentó que absorbe el calor, y señaló que “se puede freír un huevo en ese muro”. El concreto llega a gran profundidad para evitar la construcción de túneles. Y los agentes pueden ver a través de él para identificar posibles amenazas en el lado mexicano de la frontera.

“Una vez que se construya el muro, será prácticamente imposible ingresar ilegalmente, y entonces podremos tomar control de la frontera y colocarlos (a los inmigrantes) en puertos de entrada”, dijo el mandatario.

El presidente firmó una de las columnas del muro y luego tuiteó una imagen en la que aparece el concreto a sus espaldas junto con la frase “No más falso asilo”, reforzando así los comentarios que ha hecho antes en torno a los “criminales” que toman ventaja de la política migratoria de asilo humanitario estadounidense. Hasta ahora se han construido 106 kilómetros, cuenta con 403 kilómetros en diversas etapas de construcción en 17 sitios y contratos por 262 kms programados en los próximos 90 días. Trump aseguró que una vez sea levantada la nueva barrera los contingentes militares desplegados en la frontera serán retirados y se mantendrán solo los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El presidente se deleitó en detalles de la construcción, diciendo que funcionarios militares y de la Patrulla Fronteriza lo convencieron de que eligiera diseños más caros.

En su recorrido, Trump apuntó hacia Tijuana y dijo que “hay miles de personas de aquel lado que están intentando entrar”.