Más noticias

EEUU busca negar permisos de trabajo a inmigrantes que solicitan asilo

La medida afectará a los inmigrantes que solicitan asilo tras cruzar a EEUU por zonas no autorizadas.

Trump quiere negar permisos de trabajo a los migrantes que no soliciten asilo en un puerto de entrada de EEUU./AFP archivo.
Trump quiere negar permisos de trabajo a los migrantes que no soliciten asilo en un puerto de entrada de EEUU./AFP archivo.

Washington, Estados Unidos.

La administración de Donald Trump planea elaborar una nueva política que busca negar permisos de trabajo a los inmigrantes centroamericanos que solicitan asilo tras ingresar ilegalmente a Estados Unidos, informaron este jueves medios locales.

La medida forma parte del cuestionado plan de tolerancia cero que el Gobierno de Trump lanzó tras su llegada a la presidencia y que llevó a implementar diversas políticas antiinmigrantes, entre estas la separación de niños migrantes de sus padres en la frontera.

Según el portal de BuzzFeed, Trump pidió propuestas para prohibir que se otorguen permisos de trabajo antes de que se aprueben los casos de los solicitantes de asilo y revocar inmediatamente a quienes sean rechazados o procesados para deportación.

La nueva ley también prohibiría los permisos para trabajar a aquellos que solicitaron asilo pero que no ingresaron al país por los puertos de entrada oficiales.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) confirmó que la Casa Blanca busca disuadir la presentación fraudulenta de solicitudes con el fin de obtener una autorización de empleo entre los migrantes que solicitan asilo en ese país.

La mayoría son familias de Guatemala, Honduras y El Salvador, que huyen de la violencia y la pobreza en el Triángulo Norte de América Central

El gobierno de Donald Trump acudió la semana pasada a la Corte Suprema de Estados Unidos para desbloquear una nueva normativa que restringe el derecho de asilo en la frontera con México que había sido suspendida por un juez federal.

En julio, el juez federal Jon Tigar, basado en San Francisco, ordenó al gobierno suspender la entrada en vigor del reglamento que hacía que la mayoría de los migrantes que llegan a través de México fueran inelegibles para solicitar refugio.

Vea: Siguen sin identificar 50 cuerpos de la masacre de San Fernando

Con esta nueva norma sobre el derecho de asilo, Trump, que busca la reelección con el mismo discurso antiinmigrante con el que llegó al poder, buscaba procesar únicamente los casos de extranjeros que demostraran que habían solicitado asilo en al menos un país antes de Estados Unidos y que su petición había sido denegada en última instancia.

El abogado del gobierno alegó que "Estados Unidos ha experimentado un alza sin precedentes en el número de extranjeros que entran de forma ilegal en la frontera sur y que si son aprehendidos, piden asilo y permanecen en el país mientras se resuelven sus demandas".

En julio, 82,000 migrantes fueron detenidos en la frontera sur de Estados Unidos, una cifra que refleja una caída de un 21% con respecto al mes anterior, tras un acuerdo con el gobierno de México para frenar el flujo.