Más noticias

México, ejército zapatista toma el control de 11 territorios

Entre los nuevos territorios está San Cristóbal de las Casas, capital del estado de Chiapas.

Miembros del Ejercito Zapatista, el municipio de Altamirano en el estado de Chiapas.
Miembros del Ejercito Zapatista, el municipio de Altamirano en el estado de Chiapas.

México.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) asumió el control de 11 nuevos territorios pertenecientes a ocho municipios del sureño estado mexicano de Chiapas, confirmó ayer el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“Se dio a conocer un comunicado del zapatismo diciendo que van a ampliarse, que van a crear más municipios autónomos: bienvenidos, adelante, porque esto significa trabajar en beneficio de las comunidades y pueblos”, expresó el mandatario en conferencia de prensa.

La exguerrilla que se levantó en 1994 para reivindicar los derechos de los indígenas anunció que ha expandido su control a 11 territorios ubicados en los municipios chiapanecos de San Cristóbal de las Casas, Ocosingo, Motozintla, Chicomuselo, Amatenango del Valle, Tila y Chilón.

Cuatro de estos nuevos dominios se organizarán como municipios autónomos autogestionados por los habitantes de sus comunidades, mientras que los otros siete se constituirán como “caracoles zapatistas”, es decir, albergarán órganos de gobierno del EZLN.

De esta forma, la organización libertaria suma siete caracoles a los cinco que ya tenía, por un total de 12 caracoles, y cuatro municipios autónomos a los 27 ya existentes, por lo que suman 31. “Nos presentamos ante ustedes con nuevos Caracoles y más municipios autónomos rebeldes zapatistas en nuevas zonas del sureste mexicano”, anunció el subcomandante Moisés en un comunicado titulado “Y rompimos el cerco”.

La organización afirmó que ha estado trabajando en esta expansión desde octubre de 2016, cuando acordó “pasar a la ofensiva en la defensa del territorio y de la madre tierra”.

Reivindicó que han podido “extender la palabra y la acción de resistencia y rebeldía” a pesar de la persecución sufrida por “el mal gobierno, caciques, empresas extranjeras, criminales y leyes”. “Después de años de trabajo silencioso... hemos crecido y nos hemos hecho más fuertes”, aseveró el EZLN, quien dice defender “los pueblos originarios”, a los cuales considera “los guardianes de la tierra”.

Esta campaña de expansión territorial del EZLN ha sido bautizada por la propia organización como “Samir Flores vive”, nombre del activista asesinado en febrero que se oponía a la construcción de una termoeléctrica impulsada por el Gobierno.