Más noticias

Bukele lanza plan para erradicar pandillas

EI mandatario salvadoreño ejecuta una controversial estrategia de 575 millones de dólares para desmantelar las estructuras de las maras en un plazo de cuatro años.

El Gobierno del nuevo presidente salvadoreño ha golpeado a las pandillas con fuertes medidas, incluyendo el traslado de más de 2,700 pandilleros a penales de máxima seguridad, el bloqueo de señal telefónica en las cárceles y el despliegue de miles de militares y policías en las principales ciudades y municipios.
El Gobierno del nuevo presidente salvadoreño ha golpeado a las pandillas con fuertes medidas, incluyendo el traslado de más de 2,700 pandilleros a penales de máxima seguridad, el bloqueo de señal telefónica en las cárceles y el despliegue de miles de militares y policías en las principales ciudades y municipios.

San Salvador, El Salvador.

Convertir a El Salvador en uno de los 50 países más seguros del mundo en un plazo de cuatro años es el principal reto del joven presidente Nayib Bukele.

El mandatario millennial lanzó un ambicioso y costoso plan para reducir los homicidios y erradicar las estructuras de las pandillas, a quienes se atribuye la mayoría de los crímenes, en el vecino país.

“Yo creo que el golpe que vamos a dar a estas estructuras (las maras) es un golpe mortal, yo no creo que las pandillas como las conocemos ahora vayan a existir en tres o cuatro años”, vaticinó Bukele la semana pasada al evaluar los avances de la primera fase del plan Control Territorial que lanzó a mediados de junio.

Claves del plan control territorial

1. Arrebatar territorios
La primera fase del plan de seguridad busca recuperar con operativos policiales”el control territorial” de decenas de comunidades que están sometidas por las bandas criminales.

2. Interceptar finanzas
La administración de Bukele busca cortar los ingresos de las maras, provenientes principalmente de las extorsiones a comerciantes y transportistas, que financian el 80% de sus operaciones.

3. Reclutamiento de jóvenes

El Gobierno implementará programas sociales para “disputar” a las pandillas el reclutamiento de los jóvenes con becas, deporte, arte, capacitación técnica y creación de empleos.

Kr Bukele5 120719(800x600)
El Salvador se mantiene como uno de los países sin guerra más violentos de la Tierra, según el índice del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública.to

El mandatario destacó que su cuestionado plan permitió disminuir los homicidios durante junio; pero su Gobierno se ha negado a difundir los datos de estos crímenes, pese a las peticiones de la prensa.

Su estrategia de seguridad comenzó a ejecutarse hace tres semanas, atacando las extorsiones que cometen las pandillas a fin de golpear las finanzas de esos peligrosos grupos. En paralelo se declaró el estado de emergencia en los poco más de 20 centros penales del país con lo que se endurecieron las medidas de encierro.

El mandatario también ordenó terminar con la separación que desde hace 15 años tenían los grupos de pandillas en los diferentes penales del país. Ahora deben compartir las cárceles; aunque todavía permanecen en pabellones diferentes.

LEA: El Salvador solicitará a Canadá visas de trabajo para frenar la migración

Además, el Gobierno obligó a las empresas de telefonía a bloquear la señal de Internet y de telefonía móvil en las prisiones con el propósito de evitar que los pandilleros se comuniquen con sus cómplices en el exterior para ordenar delitos, como extorsiones y asesinatos.

En tanto, se desplegaron seis mil elementos de la Policía y del Ejército en 17 municipios, entre los que figura la capital salvadoreña, con el objetivo de recuperar el control territorial.

Parte II.

La segunda fase del plan de seguridad, titulada Oportunidades, se inició el pasado miércoles con el objetivo de involucrar a los jóvenes en riesgo en programas de educación, desarrollo local y capacitaciones en diferentes oficios.

Bukele espera generar empleo para los jóvenes de áreas rurales y crear distintos programas en zonas urbanas con una donación inicial de 30 millones de dólares del Gobierno de México.

“Con esta segunda fase, por primera vez estamos coordinando todos los esfuerzos necesarios para atacar este problema (las pandillas) desde la raíz”, aseguró Bukele.

La nueva administración salvadoreña también empezó una campaña publicitaria para advertir a los jóvenes el peligro que representa ingresar en una pandilla.

LC salvador 140719(800x600)

“Si él (joven salvadoreño) desea el camino correcto, el Gobierno le va a dar todas las herramientas que tenga”, dijo, poniendo énfasis en que el promedio de vida de un pandillero es de 25 años.

“Vamos a disputarles los jóvenes a las pandillas, les vamos a ganar en el reclutamiento”, declaró Bukele. Un estudio presentado por la Embajada de Estados Unidos en El Salvador en marzo de 2017 señala que el 62.4% de los jóvenes que se han unido a las pandillas o maras en este país lo hicieron por “ocio” o “amistad”.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones; Bukele busca hacer la diferencia, pero ha insistido en que no lo hará solo.

El mandatario, quien asumió el poder el 1 de junio, recordó que en la lucha contra las pandillas se requiere “la colaboración” de otros órganos y entidades del Estado, como la Asamblea Legislativa, el Órgano Judicial y la Fiscalía, pero también del apoyo de toda la sociedad.

“No podemos vencer este flagelo solos (...), esta es una oportunidad única que tenemos de vencer a las pandillas”, sostuvo Bukele tras asegurar que el plan de seguridad en su Gobierno estipula fases que se desarrollarán en los próximos años, pero sin revelar mayores detalles.

Cuestionado plan.

El costo y la poca información que el Gobierno de Bukele ha divulgado sobre su plan de seguridad ha generado las críticas de los diputados opositores, quienes deben aprobar los fondos exigidos por el mandatario para implementar su estrategia.

La semana pasada, el mandatario llamó a los 84 diputados de la Asamblea Legislativa a dar sus votos para aprobar los primeros 91 millones de dólares para que “nuestra gente no huya por la violencia” y para “no tener otra generación perdida”.

Bukele no dio detalles de la tercera fase de su plan, pero aseguró que necesita 571 millones de dólares para implementar su estrategia, de los que 375 millones “saldrán de ahorros presupuestarios y donaciones de países amigos”.

Sostuvo que únicamente recurrirá a préstamos para los 200 millones restantes, de los que 109 millones servirán para la tercera etapa del plan.

“La inversión de las tres primeras fases del Plan Control Territorial tiene una inversión de $571 millones. Solo necesitamos prestar $200 millones. Los $91 millones son para la Fase 2”, indicó el mandatario.

Kr Bukele8 120719(800x600)
Frenar migración El Gobierno de Bukele busca evitar la migración a EEUU reduciendo los índices de violencia y generando empleos.

El presidente del Congreso, Norman Quijano, indicó que el mandatario solicitó inicialmente más de $100 millones para el combate del crimen organizado; pero advirtió que los parlamentarios necesitan saber en detalle en qué se invertirán estos fondos para evitar el despilfarro y la corrupción cómo ocurrió en las administraciones de dos expresidentes acusados de desfalcar al Estado.

“Vamos a estar dando recursos y recursos sin saber para dónde vamos. Yo creo que no es lo correcto, tenemos que tener mayores niveles de información”, indicó Quijano tras el llamado de Bukele a “presionar un botón” y aprobar los fondos.

“No solo se trata de puyar un botón, es una situación de mucha responsabilidad. Es muy feo que aquí a los diputados nos miren como simples puyadores de botón, no lo somos, cuando hablamos de $91 millones tengamos todos presentes que es dinero del Estado”, dijo el diputado Rodolfo Parker.

“Ya la seguridad ciudadana tiene una fijación original, para que el Presidente gestione la seguridad pública de $426 millones cada año, que no son cinco centavos para un país pobre, y de ese monto le agregamos hace unos días $30 millones y ahorita le estaríamos agregando otros $91 millones, no se trata de puyar botones, se trata de hacer conciencia”, agregó.

El parlamentario Carlos , el Diablito, Ruiz, del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), fue más allá al afirmar que el plan de Bukele es una copia del proyecto de seguridad de la administración anterior. “¿Adónde está lo nuevo? No estamos viendo un plan, sino acciones dispersas para ganar la mente de la gente a través de los medios; pero no hay propuestas ni planificación, solo está reciclando el Plan El Salvador Seguro”, señaló el Diablito Ruiz.