Más noticias

Muere joven hondureña después que deportaran a su padre de EEUU

Desesperada por no poder reencontrarse con su padre, una niña hondureña tomó una fatal decisión que acabó con su vida.

La menor hondureña, Heidi Gámez, tomó una fatal decisión ante la angustia de no poder reunirse con su padre en EEUU.
La menor hondureña, Heidi Gámez, tomó una fatal decisión ante la angustia de no poder reunirse con su padre en EEUU.

Nueva York, Estados Unidos.

Un padre hondureño que decidió enviar a su única hija a los Estados Unidos, intentando alejarla de la violencia de las pandillas y con la promesa de reencontrarse con ella pronto, se encuentra devastado tras perder a la menor.

La menor de 13 años de edad será desconectada de su soporte vital en un hospital de Nueva York, luego de intentar quitarse la vida por un episodio de depresión al no poder reunirse con su padre.

Manuel Gámez buscaba un futuro de oportunidades para su hija, Heidi, por lo que emigró a EEUU luego de que su esposa lo abandonara cuando la pequeña tenía apenas dos meses dejándola a cargo de sus padres y hermanas, según reportó The New York Times.

Sin embargo, tras el asesinato de su padre, el hondureño se vio obligado a regresar al país para cuidar de su madre enferma que murió un año después. Gámez decidió entonces enviar a su hija de nueve años de edad a Nueva York, prometiéndole que pronto se reuniría con ella.

Heidi llegó a la frontera de EEUU en 2014, estuvo en un albergue para menores dos meses y luego fue entregada a sus familiares en Nueva York.

La menor se adaptó rápidamente a su nueva vida, según el diario estadounidense aprendió inglés en menos de seis meses y obtenía buenas calificaciones en la secundaria.

Pero Heidi aún anhelaba la compañía de su padre. Llegó a expresar que se sentía como huérfana, pese a los cuidados de sus tías. Un año más tarde, Manuel intentó cruzar la frontera pero fue detenido. El hondureño solicitó asilo pero su pedido fue rechazado y lo deportaron.

Ante la insistencia de su hija por reunirse, Manuel intentó ingresar a EEUU una segunda ocasión y nuevamente fue detenido, encarcelado por más de un mes y luego deportado.

Los familiares de la pequeña relataron que ésta comenzó a sufrir episodios depresivos.

Desesperado por la situación en la que se encontraba su hija, Manuel volvió a intentar cruzar la frontera este año. Padre e hija planificaron pasar su primer verano juntos en EEUU. El hondureño la llamó desde Reynosa, México, y le prometió que pronto estarían juntos.

Vea: Patrulla Fronteriza pidió a niña hondureña elegir a uno de sus padres para devolverlo a México

Fue la última vez que hablaron. La Patrulla Fronteriza detuvo a Manuel y lo recluyó en un centro de detención, volvería a ser deportado.

Cuando Heidi escuchó la noticia dijo a sus tías que quería estar sola y se encerró en su habitación. Una hora después la encontraron colgada en su closet.

La pequeña fue trasladada a un hospital donde los médicos la declararon con muerte cerebral.

Manuel recibió la noticia en el centro de detención donde las autoridades migratorias le concedieron un permiso de 14 días para que viajara a Nueva York a despedirse de su hija antes de que le retiraran el soporte vital.

"Todos mis sueños se fueron con ella", dijo Manuel al ver a su hija en el hospital.

Defensores de los derechos de los migrantes en EEUU han expresado su preocupación sobre los traumas psicológicos que provoca la separación de los padres e hijos migrantes.

Abogados criticaron que el Gobierno de EEUU haya negado asilo a Manuel cuando se lo concedió a su hija y hermanas.