Más noticias

Un ecplise parcial de Luna en el 50 aniversario del Apolo 11

El fenómeno será visible desde África, desde una gran parte de Europa y de Asia, desde la parte oriental de América del Sur y la parte occidental de Australia.

El fenómeno astronómico podrá contemplarse a simple vista, sin ningún peligro, al contrario de lo que ocurre con los eclipses de Sol.
El fenómeno astronómico podrá contemplarse a simple vista, sin ningún peligro, al contrario de lo que ocurre con los eclipses de Sol.

Estados Unidos.

Exactamente cincuenta años después del lanzamiento del Apolo 11, el 16 de julio de 1969, una gran parte de los terrícolas podrán contemplar el martes un eclipse parcial de Luna.

"El eclipse será visible desde África, desde una gran parte de Europa y de Asia, desde la parte oriental de América del Sur y la parte occidental de Australia", precisa la Royal Astronomical Society (RAS) de Londres en un comunicado.

Un eclipse lunar tiene lugar cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados y la luna queda en el cono de sombra producido por la Tierra.

El martes, el eclipse será parcial, por lo que la Luna no quedará totalmente a oscuras. Pero "alrededor del 60% de la superficie visible de la Luna quedará cubierta por la sombra", explica la RAS.

Privada de los rayos del Sol, la Luna se ensombrece y adquiere un tono anaranjado, debido a que la atmósfera terrestre desvía los rayos rojos de la luz solar hacia el interior del cono de su sombra.

El eclipse parcial comenzará a las 20H01 GMT y llegará a su máximo a las 21H30 GMT. El espectáculo terminará a las 22H59 GMT.

El fenómeno astronómico podrá contemplarse a simple vista, sin ningún peligro, al contrario de lo que ocurre con los eclipses de Sol. Unos prismáticos o un telescopio permitirán disfrutarlo plenamente, siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.

15606506(1024x768)
Fotografía oficial cedida por la NASA donde aparecen los astronautas del Apolo 11, el comandante Neil A. Armstrong (izquierda); el piloto del módulo de comando, Michael Collins, y el piloto del módulo lunar, Edwin E. Aldrin Jr. (derecha).

-Conmemoración-

Medio siglo después del inicio de la histórica misión Apolo 11, un viaje de ida y vuelta a la luna con tres astronautas a bordo, la hazaña será conmemorada mañana con distintas actividades en el Centro espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.), desde estarán dos de sus protagonistas.

Sin su compañero Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, quien falleció en 2012, Buzz Aldrin y Michael Collins, los otros dos participantes en la misión, volverán a la plataforma LC-39A del Centro Kennedy desde donde el 16 de julio de 1969 fue lanzado el cohete Saturno V con ellos a bordo.

Los tres llegaron a la Luna el 20 de julio de 1969 (21 de julio en algunos de los husos horarios de EE.UU.), el “día grande” de la carrera espacial, a bordo del módulo Eagle (Águila), que alunizó en el llamado Mar de la Tranquilidad.

Dos de ellos, Armstrong y Aldrin, pisaron la superficie lunar y colocaron la bandera de las barras y las estrellas sobre el satélite terrestre, como pudieron ver millones de personas en todo el mundo gracias a la primera retransmisión televisiva global, y los tres regresaron sanos y salvos a la tierra el 24 de julio.

Aldrin y Collins participarán mañana martes en un coloquio con Bob Cabana, el director del Centro Kennedy, que será televisado en directo por la NASA, la agencia espacial estadounidense, que fue fundada en 1958 -antes el espacio era competencia de la Fuerza Aérea- y durante la Guerra Fría compitió codo con codo con la URSS por la conquista de espacio.

Lo que Armstrong definió como “un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”, fue posible gracias al esfuerzo colectivo de unas 400.000 personas anónimas, que ayudaron a concretar la promesa hecha en 1961 por el presidente John F. Kennedy de enviar a un hombre a la Luna antes de que finalizase la década de los años 60.