Más noticias

Migrantes: libres, sin ayuda y con grilletes

La superpoblación en los refugios de emergencia ha obligado a las autoridades a liberar a centroamericanos en terminales de buses. Ciudades demandan a Trump por abandonarlos.

Ciudades de Nuevo México como Las Cruces, Albuquerque y Deming han sufrido parte del impacto de dejar de asistir a inmigrantes que piden asilo. Lo mismo sucede en centros de Texas. Muchos no tienen a dónde ir. Foto: AFP
Ciudades de Nuevo México como Las Cruces, Albuquerque y Deming han sufrido parte del impacto de dejar de asistir a inmigrantes que piden asilo. Lo mismo sucede en centros de Texas. Muchos no tienen a dónde ir. Foto: AFP

Texas, Estados Unidos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) sigue sin darse abasto para mantener en centros de detención a centenares de migrantes que quedan en su custodia una vez que se entregan en las fronteras a la espera de asilo.

Hace unos días admitieron que el sistema migratorio estaba desbordado, en un “punto de quiebre”, ante el creciente número de inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente, en particular en Río Grande Valley.

Miles de hondureños y centroamericanos emprenden cada año el arriesgado viaje a Estados Unidos, a través de México, en busca del “sueño americano”.

LEA: EEUU devolverá 50,000 migrantes solicitantes de asilo a México

Casi medio millón de personas han sido retenidas en la frontera sur desde octubre. La mayoría ingresa sin visa y se rinde a las autoridades para luego pedir asilo.

La superpoblación en los refugios de emergencia ha obligado a las autoridades a liberar a algunos de los migrantes mientras aguardan la revisión de sus pedidos de asilo.

El centro de McAllen es uno de los de mayor movimiento a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y el martes se vio obligado a dejar ir a varias familias a quienes documentan y en algunos casos siguen a través de grilletes.

JF migrantes 130619 (8)(800x600)
El programa federal de “liberación segura” fue cancelado en 2018. Los solicitantes de asilo son liberados casi de inmediato.

Demandan. Nuevo México y Albuquerque demandaron el lunes al gobierno del presidente Donald Trump, en la primera querella de su tipo por parte de una entidad que busca frenar la pronta liberación de solicitantes de asilo en las comunidades locales, además de exigir un reembolso por labores humanitarias para albergar temporalmente a los migrantes.

La gobernadora demócrata, Michelle Luján-Grisham, señaló el “menoscabo del deber” al momento de anunciar la demanda en contra del secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan y altos funcionarios migratorios. La ciudad de Albuquerque también fue nombrada como demandante.

Ella asegura que el gobierno federal está dejando a los migrantes en las calles, sin asistencia y al cuidado de organizaciones caritativas y de los gobiernos locales que están usando sus propios recursos para atenderlos.

Países abordarán emergencia migratoria

MÉXICO. México ha creado una “mesa permanente” con Honduras, El Salvador y Guatemala para atender el fenómeno migratorio y ayer el canciller Marcelo Ebrard hablará con los presidentes del resto de naciones.
“Hoy conversaré con los mandatarios. Ahora se instaló una mesa permanente para atender la emergencia”, dijo Ebrard.

En la conferencia matutina del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, el canciller afirmó que con estas naciones se abordarán temas consulares, de protección de los migrantes y de gestión fronteriza, que es “compleja”. Obrador, por su parte, dijo que pidió a todos los mexicanos que actúen con “humanismo” ante los migrantes. “Nada de xenofobia, que significa odio al extranjero, ni campañas contra migrantes. Eso no es humano ni es cristiano”, concluyó..