Más noticias

Ex esposa de hombre que mató a sus hijos pide que no lo condenen a muerte

Pese a que su ex marido mató a sus cinco hijos, Amber Kyzer pide al jurado no sentenciarlo a la pena de muerte.

Amber Kyzer conmovió al jurado con su estremecedor testimonio en el juicio contra su ex esposo, el hombre que mató a sus cinco hijos./Twitter.
Amber Kyzer conmovió al jurado con su estremecedor testimonio en el juicio contra su ex esposo, el hombre que mató a sus cinco hijos./Twitter.

Carolina del Sur, Estados Unidos.

Amber Kyzer, madre de cinco niños que fueron asesinados por su ex esposo, sorprendió al jurado del juicio contra el padre de sus hijos al pedirles que no lo sentenciaran a la pena de muerte durante un conmovedor testimonio en una corte de Carolina del Sur.

Timothy Jones Jr. fue hallado culpable de cinco cargos de asesinato por la muerte de sus cinco hijos en 2014. La Fiscalía pidió que fuera sentenciado a la pena de muerte.

"Él no mostró misericordia con mis hijos de ninguna manera. Pero mis hijos lo amaron y si hablo en nombre de mis hijos y no de mí misma, eso es lo que tendría que decir, que no creo en la pena de muerte", declaró la atribulada madre en la corte.

"No estoy aquí por mí. La mamá en mí quiere que él sienta todo lo que siento, lo que sintieron mis hijos. Nada justifica, nada justifica lo que has hecho", le espetó a Jones.

La pareja se divorció en 2012 tras ocho años de matrimonio. Kyzer relató en la corte que su ex marido la golpeaba, a veces frente a sus hijos. Tras su separación, la madre atravesó por una grave crisis económica por lo que decidió entregar la custodia de los cinco niños a Jones.

"Como madre, tomé la mejor decisión que pude. Confié en mi esposo en ese momento. Él prometió cuidar a nuestros hijos", afirmó.

Vea: Asesinan a periodista que denunció a jefes policiales en México

Kyzer no pudo evitar romper en llanto cuando recordó que un día llamó a sus hijos y cuando uno de ellos contestó el teléfono escuchó gritos y a uno de ellos asfixiándose. Su ex esposo desconectó luego el teléfono y no volvió a saber de ellos hasta que varias semanas después la policía arrestó a Jones en Mississippi.

El infanticida confesó que había matado a sus cinco hijos, Mera, de 8 años; Elías, de 7; Nathan, de 6; Gabriel, de 2; y Abigail de 1 año. Reveló que los había asfixiado con sus propias manos y que puso sus cuerpos en su auto y condujo por varios días hasta que los sepultó en un terreno baldío en Alabama.

Jones se declaró inocente alegando causa de locura.

Kyzer añadió en su testimonio que no quería que la familia de su ex esposo "sintiera el dolor de perder a un hijo", como le pasó a ella. "Si yo personalmente pudiera arrancarle la cara, lo haría. Pero no deseo a la familia Jones lo que sentí cuando perdí a mis hijos", indicó.