Más noticias

Daniel Ortega dice que avanza en consolidar la paz

El país centroamericano cumple hoy un año de las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

En las iglesias los opositores al Gobierno aprovechan para manifestar su malestar. AFP
En las iglesias los opositores al Gobierno aprovechan para manifestar su malestar. AFP

Managua, Nicaragua.

El Gobierno de Nicaragua dijo ayer que trabaja “para consolidar la paz” en el país, en la víspera del primer aniversario de las protestas contra el presidente Daniel Ortega. La crisis que estalló en Nicaragua el 18 de abril de 2018 con protestas antigubernamentales.

Vamos avanzando, trabajando juntos para consolidar la paz que Dios quiere para Nicaragua”, expresó el Ejecutivo sandinista en un mensaje a los nicaragüenses a propósito de la Semana Santa, en el que además habló de los milagros de la resurrección, la restauración, y el avivamiento.

El mensaje fue difundido a través de medios oficialistas mientras la Policía Nacional realizaba un vasto despliegue en diversos puntos de Managua en los que se espera aparezcan grupos de opositores para participar en la manifestación.

325
personas han muerto en el marco de la crisis, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), mientras organismos humanitarios locales hablan de hasta 568 y el Ejecutivo reconoce 199.

Ortega, un exguerrillero de 73 años, gobierna desde 2007 y es acusado por la oposición de corrupción y de instaurar una dictadura junto con su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

El despliegue de policías armados en Managua se incrementó ayer en algunas zonas, en especial las que fueron escenario de grandes protestas el año pasado.

Ayer, el Departamento del Tesoro de EEUU anunció que impondrá sanciones contra el hijo del presidente Ortega, en una jornada en la que Washington informó que limitará las remesas a Cuba y penalizará al Banco Central de Venezuela.

El presidente Ortega, la vicepresidente (Rosario) Murillo y los miembros de su círculo siguen involucrados en actos flagrantes de corrupción y violación de derechos humanos básicos”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.