Más noticias

Migrantes agreden a policías mexicanos por detención de hondureño

Los migrantes de la caravana protagonizaron una violenta trifulca en un albergue de Chiapas.

VER MÁS FOTOS
Los migrantes lanzaron piedras y botellas a los policías mexicanos en un albergue de Chiapas./AFP.
Los migrantes lanzaron piedras y botellas a los policías mexicanos en un albergue de Chiapas./AFP.

Ciudad de México.

Un grupo de migrantes, en su mayoría centroamericanos, alojados en Mapastepec, en el sur de México, tuvieron un enfrentamiento verbal y lanzaron piedras a policías tras denunciarse la presunta detención de un cubano y un hondureño.

Un reporte del Instituto Nacional de Migración (INM) informó que el incidente se presentó en el albergue instalado en Mapastepec, estado de Chiapas, donde unos 2,500 migrantes centroamericanos y caribeños esperan desde hace dos semanas que les otorguen una visa humanitaria para poder circular por el país.

"De manera imprevista, inició una agresión verbal contra los integrantes del INM presentes, por lo que se decidió retirar de ese lugar a nuestro personal (...). Se recibió el apoyo de la Policía Federal", dice el reporte, que también señala que los uniformados fueron recibidos con "algunas piedras" sin reportarse heridos.



Tras el incidente, el personal del INM que recababa datos de los migrantes para el trámite de la visa, se trasladó a otro sitio para continuarlo en mejores condiciones de seguridad.

Las organizaciones Movimiento Migrante Mesoamericano y Dignificación Humana denunciaron que se desconoce el paradero de un cubano y un hondureño, identificados como líderes de los migrantes. Se teme hayan sido detenidos y deportados.

Por otro lado, el INM informó que este sábado fueron deportados vía aérea 204 hondureños, entre ellos adultos viajando con menores, desde el estado de Veracruz y con destino a San Pedro Sula.

Las autoridades no aclararon si los migrantes llegaron a México en alguna de las varias caravanas que han transitado por el país en los últimos meses.

La madrugada del viernes, unos 350 migrantes centroamericanos de una caravana irrumpieron por la fuerza a México por un puente fronterizo que une a Chiapas con Guatemala.

Vea: La Cruz Roja deja de operar en una ciudad mexicana por la violencia

Posteriormente, una multitud siguió ingresando a México atravesando el poco caudaloso río Suchiate hasta sumar, según estimaciones de la AFP, unas 2,500 personas por la mañana.

Esta caravana caminó hasta Tapachula, ciudad cercana a la frontera, donde ha decidido permanecer este fin de semana.

El presidente estadounidense, Donald Trump, considera a este éxodo, que se aceleró desde octubre, una amenaza de seguridad nacional y exige a México detenga a los migrantes.

Trump ha venido amenazando con cerrar la frontera con México, lo que tendría fuertes repercusiones económicas para ambos países.