Más noticias

Juan Guaidó echó a andar “fase definitiva” para sacar a Maduro

El presidente interino convocó a otra protesta para el miércoles en lo que será una escalada de presión Ayer hubo marchas en varias ciudades y también de los chavistas.

Jornada. Las movilizaciones no cesan desde enero cuando Guaidó se autoproclamó presidente encargado. Los chavistas también marcharon.  AFP)
Jornada. Las movilizaciones no cesan desde enero cuando Guaidó se autoproclamó presidente encargado. Los chavistas también marcharon. AFP)

Caracas, Venezuela.

El opositor Juan Guaidó puso en marcha ayer sábado lo que promete será la escalada de presión definitiva para sacar del poder al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante movilizaciones en las que dos diputados fueron detenidos momentáneamente.

Ante miles de partidarios en Caracas, Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 países, echó a andar la “operación libertad”, una estrategia para articular a sus bases en pro de la caída de Maduro.

“¡Aquí estamos, aquí vamos a seguir! ¡Todos a las calles, a la fase definitiva del cese de la usurpación!”, arengó el jefe del Parlamento, de mayoría opositora, desde la plataforma de un camión.

Para ello, convocó a una nueva movilización el próximo miércoles destinada a multiplicar un voluntariado que -según dijo- se encargará de organizar y mantener viva la presión en la calle.

Juan Guaidó advirtió al mandatario cubano Miguel Díaz-Canel que el suministro de petróleo venezolano llegó su fin.

Comienza “la escalada de presión más grande que hemos visto en nuestra historia”, sostuvo Guaidó, quien también invitó a los empleados públicos al Legislativo, este lunes, en su empeño para que dejen de apoyar a Maduro.

El opositor ha dicho que su ofensiva también incluye una marcha hacia el palacio presidencial de Miraflores, en fecha no establecida, pero no se ha vuelto a referir a este aspecto.

El gobierno. Miles de chavistas vestidos de rojo también se concentraron en varios puntos de Caracas para marchar hacia Miraflores y “ratificar el carácter antiimperialista” del país.

“Juntos, en permanente movilización, sigamos defendiendo la paz y la independencia nacional. ¡No más injerencia!”, tuiteó Maduro.

LEA: Maduro acusa a Chile y Colombia de "ataques" a sistema eléctrico

“Último error”. Las manifestaciones opositoras degeneraron en disturbios en Maracaibo (oeste), donde los diputados Renzo Prieto y Nora Bracho fueron detenidos momentáneamente por militares.

La represión fue brutal, desde el helicóptero lanzaron bombas lacrimógenas, mandaron tanquetas de la Guardia y luego que los militares reprimieron llegaron los colectivos (civiles armados)”, aseguró a la AFP la diputada Elimar Díaz.

El propio Guaidó quedó bajo amenaza de arresto, luego de que el pasado martes la oficialista Asamblea Constituyente lo despojara de su inmunidad y autorizara en enjuiciarlo por “usurpar” las funciones de Maduro.

Detener a Guaidó “sería un error muy grave, quizás el último del régimen” de Maduro, advirtió el viernes Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para la crisis venezolana.

El gobierno de Donald Trump no descarta un acción armada en el país con la mayor reserva petrolera; Guaidó, por su parte, considera pedir al Legislativo que autorice el ingreso de una misión militar extranjera.

Las marchas en Maracaibo se dirigían a las empresas estatales de servicios públicos, colapsados como en el resto del país por apagones que se suceden desde el 7 de marzo, afectando el suministro de agua.

Mientras Guaidó alienta la presión popular, Washington sigue asfixiando a Maduro, apoyado por las Fuerzas Armadas y quien desde el 28 de abril enfrentará un embargo petrolero.