Más noticias

Beto O'Rourke lanza su candidatura a la presidencia de EEUU

El excongresista demócrata es el gran favorito para desafiar a Trump en las elecciones de 2020.

Beto es la estrella en ascenso del partido demócrata que puede dar la batalla a Trump en las elecciones presidenciales de 2020./AFP.

Washington, Estados Unidos.

Beto O'Rourke, la estrella en ascenso del Partido Demócrata, anunció el jueves su postulación a la presidencia de Estados Unidos, uniéndose al numeroso grupo de candidatos que compiten por desafiar a Donald Trump en 2020.

"La única manera de que podamos estar a la altura de la promesa de Estados Unidos es darlo todo y hacerlo por todos nosotros", dijo el excongresista de 46 años, en un video en el que aparece junto a su mujer en El Paso, la localidad fronteriza con México en el estado de Texas.

O'Rourke ha estado en las quinielas como potencial nominado de los demócratas desde que se atrevió a competir por el cupo para senador de Texas contra el consagrado político republicano Ted Cruz en las pasadas elecciones de mitad de mandato, celebradas en noviembre.



Esta apuesta ambiciosa terminó con una derrota dulce, pues perdió por un margen muy estrecho gracias a su popular campaña de inclusión y de participación ciudadana, que se ganó la atención a nivel nacional.

Con su confirmación, O'Rourke pasa a engrosar un atestado grupo de candidatos demócratas, compuesto, entre otros, por Elizabeth Warren, Kamala Harris, Cory Booker, Kirsten Gillibrand, Amy Klobuchar y Bernie Sanders.

Ahora, la última pieza principal del rompecabezas de las elecciones de 2020 será el exvicepresidente Joe Biden, quien dijo que pronto revelará sus planes políticos.

O'Rourke, que para muchos es simplemente Beto, se comprometió con una campaña positiva que "saque lo mejor de cada uno de nosotros".

Poco convencional

O'Rourke, que era el bajista de una banda que tuvo un éxito local en El Paso, aprovechó su carisma de estrella de rock en su campaña, en la que también sedujo a sus bases con sus paseos en patineta por los estacionamientos de todo el estado de Texas.

Como congresista entre 2012 y 2019, fue más bien cauteloso, situándose al centro del Partido Democráta.

Pero cuando aspiró al Senado apostó por una campaña poco convencional adoptando posturas progresistas en materia de inmigración y del acceso a la salud, que expuso en cada rincón de este bastión tradicionalmente muy conservador con un mensaje de que era hora de superar la división en el país.

En su anuncio del jueves hizo otra referencia a este mensaje y enfatizó en las promesas de priorizar la justicia criminal y la lucha contra el cambio climático.

Vea: Trump ordena suspender todos los vuelos del Boeing 737 MAX 8

Para Beto, la campaña de 2018 tuvo un alto costo personal y dijo que se sintió desconectado de su familia.

"Mi familia no me ha visto", le dijo a Oprah Winfrey en febrero. "No he estado ahí para ellos", agregó.

Tras perder la carrera por el Senado se embarcó en un viaje de bajo perfil y escribió en su blog sobre su experiencia confesando que "estaba entre que salía y no del bajón".

Pero también apareció disfrutando el viaje: patinando y cantando en el escenario junto a la leyenda del country Willie Nelson, que lo había apoyado en su campaña. Entonces prometió "escuchar a todos, sin importar las diferencias".

En un documental que captó su osada campaña para el Senado, titulado "En la carrera con Beto", la estrella naciente de los demócratas le ofreció un consejo a los candidatos jóvenes como él: "Compitan como si no hubiera nada que perder".