Pionyang comunica a Tokio que uno de los japoneses secuestrados sigue vivo

El ciudadano nipón vive con mujer e hijos en la capital norcoreana y no desea regresar a Japón.

El líder norcoreano, Kim Jong-un. EFE/Archivo
El líder norcoreano, Kim Jong-un. EFE/Archivo

Tokio, Japón.

Corea del Norte ha comunicado a Japón que uno de los ciudadanos nipones secuestrados hace décadas por el régimen continúa vivo y reside en Pionyang, según dijeron hoy fuentes del Ejecutivo de Tokio a la agencia local Kyodo.

Se trata de Minoru Tanaka, uno de los 17 japoneses que, según cifras oficiales del Gobierno de Japón, fueron secuestrados por agentes norcoreanos entre 1977 y 1983 para que actuaran como profesores de idioma y cultura japonesa para los espías norcoreanos.

Tanaka desapareció cuando tenía 28 años y trabajaba en un restaurante de Kobe (oeste), y hasta ahora el régimen norcoreano había negado su presencia en el país.

El ciudadano nipón vive con mujer e hijos en la capital norcoreana y no desea regresar a Japón, según la versión trasladada por el Gobierno norcoreano al Ejecutivo nipón.

De los 17 nipones secuestrados por el Norte, cinco fueron repatriados en 2002, mientras que se desconoce cuántos de los restantes siguen vivos. Tokio, además, sospecha que el número real de secuestrados podría ser mayor.

El asunto de los secuestros es uno de los principales escollos para la normalización de los lazos entre estos dos países que no mantienen relaciones diplomáticas.

Lea: China y EEUU concluyen otra ronda de negociaciones con "avances importantes"

Corea del Norte se comprometió con Japón en 2014 a realizar una investigación para resolver todos los casos, a cambio de que Tokio retirara parte de las sanciones unilaterales que mantiene sobre el país, pero la iniciativa se abandonó un año más tarde.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha tratado de aprovechar el proceso de diálogo abierto por Seúl y Washington con Pionyang para organizar una cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, con vistas a tratar el proceso de desnuclearización y el tema de los secuestros, aunque por el momento no lo ha logrado.

Las dos naciones ya celebraron dos cumbres en 2002 y 2004 en Piongyang, en las que el Norte admitió que había secuestrado a 13 japoneses entre las décadas de 1970 y 1980, y se allanó el camino para el retorno de cinco de los secuestrados.

El régimen afirmó entonces que los ocho restantes habían fallecido, y negó que los otros cuatro japoneses incluidos en la lista oficial de 17 nombres del Gobierno nipón nunca habían entrado en el Norte, entre ellos Tanaka. Texto y foto de EFE.

La Prensa