Más noticias

EEUU dice que no apoya un referéndum sobre la independencia en Taiwán

El exembajador señaló que el apoyo estadounidense a Taiwán no es ilimitado.

Taipéi.

Estados Unidos no apoya la celebración de un referéndum sobre la independencia en Taiwán, aseguró hoy la portavoz de la embajada de facto en la isla, Amanda Mansour, en relación con una propuesta de la independentista Alianza Formosa.

"Estados Unidos se opone a cualquier cambio unilateral destinado a alterar el 'statu quo'. Nuestra política desde hace tiempo ha sido no apoyar un referéndum sobre la independencia de Taiwán", afirmó Mansour en declaraciones recogidas por la agencia oficialista CNA.

El exembajador de facto en Taiwán, Richard Bush, actual analista en la estadounidense Institución Brookings, ya había expresado su oposición a la propuesta de referendo de Alianza Formosa en una carta abierta el pasado lunes.

La Alianza Formosa, establecida por grupos independentistas radicales en abril del 2018, anunció esta semana que pedirá la convocatoria de un referendo en abril de 2019 sobre la declaración formal de independencia de la isla y la solicitud de ingreso en las Naciones Unidas bajo el nombre de "Taiwán".

Bush teme que esa consulta tenga efectos negativos en las relaciones entre Taiwán y Estados Unidos y que pueda desencadenar un ataque chino de acuerdo con la Ley Antisecesión de Pekín del 2005, que prevé el uso de la fuerza en una tal eventualidad.

El exembajador señaló que el apoyo estadounidense a Taiwán no es ilimitado y advirtió de que, para decisiones de la envergadura de la convocatoria de un referéndum sobre la independencia, la parte taiwanesa debe comunicarse antes con Washington.

"Como mínimo, los líderes de Estados Unidos insistirían en ser consultados previamente si las acciones de Taiwán creasen riesgos de guerra y pudiesen desencadenar una intervención estadounidense", señaló Bush en su carta abierta.

En 1998, el entonces presidente estadounidense Bill Clinton, durante una diálogo en directo en una emisora de radio de Shanghái, dijo que su país no apoyaba la independencia de Taiwán, algo hasta ese momento nunca había dicho un dirigente en Washington.

"No apoyamos la independencia de Taiwán, no apoyamos la existencia de dos Chinas y no apoyamos la existencia de una China y un Taiwán", afirmó Clinton.

Sin embargo, en los últimos años Washington ha aprobado varias leyes favorables a Taiwán en las que se permite elevar el nivel de los contactos oficiales, agilizar las ventas de armas a la isla y la intensificación de los contactos militares, entre otros puntos.

Además, en 2018 y por primera vez en la historia, Estados Unidos declaró su oposición a que los aliados diplomáticos taiwaneses rompan sus relaciones con la isla y amenazó con represalias.