Más noticias

Jeff Bezos trata de demostrar que no se dejará amedrentar

La Fiscalía investiga el supuesto chantaje de un tabloide al dueño de Amazon, según CNN.

Jeff Bezos se había negado a sumarse a otros billonarios que destinan parte de sus ganancias a proyectos caritativos, pero el año pasado anunció un fondo filantrópico.
Jeff Bezos se había negado a sumarse a otros billonarios que destinan parte de sus ganancias a proyectos caritativos, pero el año pasado anunció un fondo filantrópico.

San Francisco, Estados Unidos

Construyó una de las compañías más valiosas del mundo desde cero y se convirtió en la persona más rica del planeta.

Ahora, Jeff Bezos trata de demostrar que no se dejará amedrentar en una batalla de voluntades con un empresario políticamente conectado, propietario de un tabloide de supermercado.

Para saber
The National Enquirer sacó a la luz en enero que Bezos mantenía una relación extramatrimonial con la expresentadora de televisión Lauren Sánchez, días después de que el dueño de Amazon y su esposa, MacKenzie, anunciaran que se divorciaban.

Bezos (de 55 años) fundó Amazon en el garaje de su casa en 1994 y fue impulsando la compañía hasta convertirla en un coloso que domina las ventas en línea, tiene operaciones en música y televisión por streaming, comida, informática en la nube, robótica, inteligencia artificial y mucho más.

Sus negocios incluyen, además, el diario The Washington Post y la compañía privada espacial Blue Origin.

A pesar de llevar años en el punto de mira por el crecimiento de Amazon y por su fortuna estimada en 133,000 millones de dólares, se convirtió en el gran centro de atención el pasado enero cuando anunció que, tras 25 años de matrimonio, se divorciaba de su mujer.

Cuando la revista National Enquirer, controlada por David Pecker, el aliado del presidente Donald Trump, amenazó con publicar fotos íntimas y sensacionalistas del multimillonario con su amante, este contraatacó haciendo públicos los detalles de sus relaciones.

Ya la Fiscalía Federal está investigando si National Enquirer intentó chantajear a Bezos, como denunció el ejecutivo en un artículo de prensa, informó CNN.

“Si en mi posición no puedo parar este tipo de extorsión, ¿cuánta gente puede?”, escribió Bezos en el servicio de blogs Medium. Esa bomba provocó una oleada de reacciones, muchas de ellas a favor de su decisión de hacer frente a Pecker y al Enquirer.

“No todo el mundo puede detener a los intimidadores, los mafiosos y los extorsionadores, pero si puedes, tienes que hacerlo”, señaló su competidor tecnológico Pierre Omidyar, fundador de eBay.

David Pecker, jefe de American Media (AMI), matriz del National Enquirer, obtuvo inmunidad de la Fiscalía en agosto de 2018 a cambio de colaborar con las autoridades en su investigación sobre unos pagos para silenciar a dos mujeres que supuestamente habían mantenido relaciones extramatrimoniales con el presidente Trump, y que se llevaron a cabo con la mediación del abogado de Trump Michael Cohen.

American Media ha informado en un breve comunicado que ha comenzado una investigación interna sobre las alegaciones de Bezos.

Los Juegos del Hambre

Hasta hace poco, Bezos era percibido como un empresario estudioso y decidido que dirigía su negocio con una determinación implacable y que evitaba exponerse a los focos, si bien era evidente que chocaba con Trump tras una serie de ataques por parte del presidente.

Bezos insinuó en el texto que el origen de las publicaciones en su contra puede estar en la cobertura que hace The Washington Post, también de su propiedad, sobre la presidencia de Trump y también sobre Arabia Saudí.

Durante muchos años, Amazon estuvo perdiendo dinero mientras Bezos insistía en invertir los beneficios para conseguir ganancias futuras, un plan que demoró en dar frutos.

El año pasado el anuncio de que la compañía iba a buscar una segunda sede, después de la de Seattle, lanzó una competición que fue calificada por algunos de “Juegos del Hambre”, y actualmente se debate entre dos lugares: la ciudad de Nueva York o en las afueras de Washington.