Más noticias

Nancy Pelosi: “No vamos a construir un muro, es una inmoralidad”

El presidente de EEUU recibió ayer a los demócratas que buscan poner fin al cierre parcial del Gobierno.

La jefa de la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi, brinda declaraciones tras la reunión que tuvo ayer con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca.
La jefa de la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi, brinda declaraciones tras la reunión que tuvo ayer con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca.

Washington.

Donald Trump defendió una vez más con uñas y dientes su proyecto de levantar un muro en la frontera con México, advirtiendo que estaba “preparado” para que la parálisis presupuestaria iniciada hace dos semanas se extienda varios meses, incluso más de un año.

El presidente recibió ayer en la Casa Blanca a la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, para encontrar una solución a la parálisis presupuestaria, un día después de la inauguración de un nuevo Congreso en Washington.

En rueda de prensa, Trump describió las negociaciones como “muy, muy productivas”, aunque la oposición tuvo un relato menos optimista del encuentro.

El presidente calificó la construcción del muro en la frontera sur como una cuestión de “seguridad nacional” y afirmó que un acuerdo al respecto con la oposición demócrata es posible. “Podemos lograrlo a través de un proceso de negociación, intentémoslo”, dijo.

Confirmó sin embargo declaraciones formuladas a la salida de la reunión por Chuck Schumer, según el cual el presidente habría afirmado que el cierre de la administración federal podría durar mucho tiempo, meses e incluso años.

“Sí, yo dije eso”, indicó Trump. “No creo que pase, pero estoy preparado” para ello, precisó.

Las negociaciones sobre la parálisis del gobierno, un elemento de presión potente en la política estadounidense, también son una batalla por la comunicación, en la cual cada partido intenta responsabilizar al otro del cierre, que afecta a cerca de 800,000 funcionarios, obligados a estar en licencia sin goce de sueldo.

Se opone al muro

Con la inauguración del nuevo Congreso, EEUU comenzó a vivir un nuevo escenario político: los republicanos siguen dominando el Senado, pero los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes, con Pelosi como la principal portavoz de la oposición.

“No vamos a construir un muro”, dijo Pelosi el jueves. “Un muro es una inmoralidad entre países.

Es una forma de pensar antigua, no es rentable”, dijo, argumentando que el dinero estaría mejor invertido en tecnología de seguridad como drones y cámaras y en la contratación de más agentes fronterizos.

La parálisis presupuestaria tiene como principal escollo la demanda del presidente estadounidense de una partida de más de 5,000 millones de dólares para construir el muro.

Algunos de los nuevos legisladores ya lanzaron llamados para iniciar un proceso de destitución contra Trump, pero hasta ahora Pelosi ha sido cauta y ha dicho que es contraria a activar este procedimiento.