Más noticias

El príncipe heredero de Arabia Saudita llega a cumbre del G20, en plena controversia

Arabia Saudita se enfrenta a duras críticas internacionales por el asesinato del periodista Khashoggi.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán. AFP
El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán. AFP

Buenos Aires, Argentina.

El príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, llegó a Buenos Aires este miércoles para participar en la cumbre del G20, en la que se espera se reúna con varios líderes mundiales, en medio de la controversia por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Entre las citas que posiblemente sostenga Salmán en Buenos Aires destaca una con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, en lo que sería su primer encuentro desde el asesinato de Khashoggi en el consulado de Riad en Estambul el pasado 2 de octubre.

El príncipe saudita tiene previsto además reunirse con el presidente Vladimir Putin el sábado en Buenos Aires, y abordarán el caso del crimen de Khashoggi, según el consejero de política exterior ruso Yuri Ushakov.

"Hablarán sin duda sobre este tema", aseguró Ushakov, aunque recordó que "el objetivo principal de este encuentro será la mejora de las relaciones entre Rusia y Arabia Saudita".

Lea más: Cumbre del G20: En qué contexto llegan los protagonistas

Arabia Saudita se enfrenta a duras críticas internacionales por el asesinato de Khashoggi, quien era columnista de The Washington Post y crítico de Riad.

El periodista fue asesinado y presuntamente descuartizado en una operación que según Riad no fue autorizada por el palacio, pero un análisis de la CIA filtrado por la prensa estadounidense señaló como último responsable al príncipe heredero.

Sin embargo, este mismo miércoles, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo dijo que no hay evidencia directa que vincule a Salmán con el crimen.

"Yo creo que leí todos los informes de inteligencia que llegaron en las últimas horas. Los leí todos. No hay ningún elemento directo que vincule al príncipe heredero con la orden dada de asesinar a Jamal Khashoggi", dijo Pompeo a la prensa tras una audiencia a puerta cerrada en el Senado.

Lea más: Argentina recibe cumbre del G20 en plena crisis económica

En tanto, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, se declaró dispuesto a conversar con Salmán sobre la guerra en Yemen.

"Estamos en un punto crítico en relación con Yemen. Creo que existe una posibilidad de poder empezar negociaciones reales en Suecia a inicios de diciembre, pero todavía no estamos allí", dijo Guterres.

"Estoy listo para discutirlo con el príncipe heredero o con cualquier funcionario saudita porque creo que es un objetivo muy importante en este momento", añadió.

- Ante la justicia argentina -

La llegada de Salmán ocurre el mismo día en que la justicia argentina aceptó abrir una investigación a raíz de una denuncia presentada por el grupo de defensa de derechos humanos Human Rights Watch por el asesinato de Khashoggi y crímenes de guerra en Yemen.

"El juez Ariel Lijo hizo lugar a las medidas ordenadas por el fiscal Ramiro González", confirmó una fuente de ese despacho a la AFP.

Lea más: Trump deja a Latinoamérica en un segundo plano en su primer viaje a la región

El juzgado solicitó a la cancillería argentina que le informe sobre el estatus y condiciones diplomáticas del viaje del príncipe a Argentina en el marco del G20, y además ordenó librar un exhorto a Turquía, Yemen y a la Corte Penal Internacional para determinar si hay procesos en trámite contra Salmán.

La denuncia contra el príncipe heredero fue presentada el lunes por el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth.

"La asistencia del príncipe heredero a la cumbre del G20 en Buenos Aires, podría hacer que los tribunales argentinos sean una vía de reparación para las víctimas de abusos que no pueden buscar justicia en Yemen o Arabia Saudita", consideró Roth en ese comunicado.

La organización explicó que tomó en cuenta que la Constitución argentina reconoce la jurisdicción universal para los crímenes de lesa humanidad, es decir, que puede investigarlos más allá del lugar donde hayan ocurrido y de la nacionalidad de las víctimas y de los presuntos victimarios.