Más noticias

Ejército también refuerza cruce fronterizo de San Diego-Tijuana

Ya instalaron campamento y colocaron vallas en el muro fronterizo del cruce más transitado del mundo Migrante que no haya llegado legal a EUA no podrá pedir asilo.

VER MÁS FOTOS
Miembros de la unidad de ingeniería de los marines de Estados Unidos colocan alambradas en la valla aledaña al cruce peatonal en San Ysidro.

California, Estados Unidos

Un grupo de soldados llegó ayer a la frontera estadounidense entre San Diego (California) y Tijuana (México) para reforzar la seguridad ante la posible llegada de la caravana de migrantes que partió hace casi un mes de Honduras con destino a Estados Unidos.

1,300
soldados se apostarán entre California y México. Otros miles harán lo mismo en los tres estados restantes de la franja fronteriza estadounidense.

Se trata muchos soldados con base tanto en la estación militar de Camp Pendleton (California) como en la de Fort Bliss (Texas), quienes ya apoyan a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), según indicó el teniente Fredrick D. Walker, portavoz del Departamento de Defensa.

Durante la jornada de ayer, una unidad de ingenieros de los marines colocó alambradas en la valla aledaña al cruce peatonal en San Ysidro, con la intención de “hacer ese muro menos escalable”, comentó Walker.

A un costado de la garita internacional de San Ysidro, considerada la más transitada en el mundo, permanecen hoy camiones militares de la Armada que resguardan la zona. Autoridades de CBP confirmaron que se ha implementado el operativo Línea Segura, bajo el cual se monitorea a “los largos grupos de inmigrantes que se dirigen en caravanas hacia Estados Unidos desde el sur de México”.

JF Frontera 091118 (2)(800x600)
Los soldados del Ejército mientras llegan cerca del puerto de entrada cerca de la frontera mexicana en Donna, Texas (EUA).

“CBP está reforzando con suficiente anticipación, con ayuda de agencias aliadas, para garantizar que podamos abordar cualquier contingencia”, señaló esta agencia federal a través de un comunicado.

Para hoy se espera una rueda de prensa con los líderes del sector de Patrulla Fronteriza y CBP, además de oficiales del Departamento de Defensa, en la que ofrecerán más detalles de este operativo.

El presidente, Donald Trump, ordenó el despliegue de tropas para “defender la frontera” en respuesta a la caravana con miles de personas que según las Naciones Unidas salió el pasado día 13 de octubre hacia Estados Unidos, desde San Pedro Sula, norte de Honduras.

Nueva disposición

El Gobierno estadounidense anunció ayer que va a prohibir a los migrantes que no entren de manera legal a Estados Unidos la posibilidad de pedir asilo, la última de muchas iniciativas sobre este tema que Donald Trump tiene como su caballo de batalla y que está orientada a la frontera con México.

Concretamente, esta decisión implica que los migrantes que no lleguen a Estados Unidos por un puerto de entrada autorizado no van a poder pedir asilo.

“Nuestro sistema de asilo está sobrecargado con demasiadas peticiones injustificadas de extranjeros que suponen una tremenda carga para nuestros recursos”, dijo el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Este nuevo reglamento fue publicado por el DHS y se espera que el decreto sea firmado en breve por Trump.

“Hoy vamos a usar la autoridad que nos otorga el Congreso para prohibir que los extranjeros que violan una suspensión presidencial de entrada u otra restricción para la idoneidad para el asilo”, indicó la entidad.

Según la nueva normativa, Trump tiene la autoridad de restringir la inmigración ilegal “si considera que esto está en consonancia con el interés nacional”. EFE y AFP