Más noticias

Huracán Michael deja devastación en Florida

Gobernador del estado solicita al presidente Donald Trump que declare la zona como “desastre mayor” Georgia y Alabama en estado de emergencia por el paso del fenómeno metereológico.

VER MÁS FOTOS
Imágenes de Panama City tras el paso del potente huracán que causó daño a edificios y comercios.

Florida, Estados Unidos

El huracán Michael mató a una persona y destruyó casas hasta los cimientos en el noroeste de Florida, una zona balnearia en el Golfo de México donde la tormenta tocó tierra ayer de tarde con vientos de 250 Km/hora.

Según las autoridades, ha sido la tormenta más poderosa en golpear este estado del sureste estadounidense en más de una década.

El ojo de Michael tocó tierra firme cerca de Mexico Beach, un poblado a unos 30 Km al sureste de Panama City, como un huracán de categoría 4 en el máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, informó el Centro Nacional de Huracanes. Fotos y videos de Mexico Beach, una comunidad de unos 1,000 habitantes, mostraban escenas de devastación absoluta. Las casas parecían flotar en medio de calles inundadas, algunas totalmente destruidas tras haber perdido el techo.

375,000
personas de más de 20 condados de Florida recibieron órdenes de evacuación, obligatoria o voluntaria

En los estados de Georgia y Alabama se emitieron declaraciones de emergencia. Georgia comenzó anoche a sentir el impacto de Michael ya degradado a categoría 1.

El gobernador de ese estado, Nathan Deal, amplió ayer la declaración del estado de emergencia a 108 condados y ordenó que 1,500 soldados de la Guardia Nacional estén disponibles para ser desplegados en la zona por la que se prevé que pase Michael.

Se espera que luego el fenómeno golpee zonas de Carolina del Norte y del Sur, ya azotadas por el huracán Florence hace un mes.

“Michael debería debilitarse a medida que cruce el sureste de Estados Unidos a lo largo de este jueves”, dijo el NHC.

JF Michael 111018 (2)(800x600)
Además arrancó de tajo árboles, techos y pequeñas embarcaciones que estaban en la costa.

Impacto

“Mi casa en Mexico Beach está bajo el agua”, dijo Loren Beltrán, una contadora de 38 años, luego de haber visto imágenes de su vecindario. “Perdí todo lo material, pero gracias a Dios estamos bien”.

380,000
personas estaban ayer sin electricidad en la región noroeste de Florida, de acuerdo a un boletín de la agencia de emergencias de Florida

Ella y su hijo de 3 años se refugiaron en otra casa en Panama City, donde el panorama no era, sin embargo, mucho más alentador.

Panama City parecía un escenario de guerra después de haber sido azotada por más de tres horas con fuertes vientos y una intensa lluvia que caía horizontalmente. Las calles eran intransitables y había contenedores, antenas, techos, árboles y semáforos desperdigados por todas partes. “Se oían bien feo los vientos, como un gran monstruo de televisión”, dijo Beltrán.

La casa donde se refugió de la tormenta estaba parcialmente destruida por los árboles que la rodeaban y que cayeron con el viento. Uno de ellos rompió una ventana y ahora ocupa un cuarto, donde el agua entra e inunda la vivienda. El gobernador de Florida, Rick Scott, había dicho que el huracán sería “la tormenta más destructiva que azota el ‘panhandle’ de Florida en un siglo”. El “panhandle” es como se conoce en inglés esta lengua de tierra en la costa del Golfo de México.

Scott destacó que tienen preparados camiones cargados con toneladas de alimentos, agua y otros suministros críticos.

Al informar al presidente Donald Trump en la Casa Blanca, el jefe de la agencia federal de emergencias FEMA, Brock Long, dijo que Michael es el huracán más intenso que azota el área desde 1851.

Yanim Marialice, de 28 años, quedó sin electricidad en su hogar, pero ella y su marido decidieron no abandonar su casa frente a la playa en Destin, 65 Km al oeste de Panama Beach. “Podemos escuchar que hay cosas volando y que golpean el techo”, contó. “No puedo ver más allá de mi estacionamiento porque tantas cosas volando pueden golpear a alguien”, añadió.

JF Michael 111018 (8)(800x600)
La emergencia persiste por las lluvias que dejará el fenómeno metereológico.

“Desastre mayor”

El gobernador Scott solicitó ayer al presidente Trump una declaración de desastre mayor con el fin de agilizar recursos y asistencia del Gobierno federal para los afectados por el huracán.

Scott ya había solicitado a Trump una declaración de emergencia previa a la llegada de Michael para 14 condados floridanos y el presidente la emitió el martes.

En su nueva solicitud, contenida en una carta dirigida a Trump, Scott hace hincapié en que el desastre causado por Michael es “extraordinario” y de una “magnitud y gravedad” sin precedentes.

Ello “hace innecesario” evaluar previamente los daños causados por el huracán para poder obtener la asistencia federal, según el gobernador, que dice que el estado ha gastado hasta ahora 40 millones de dólares solo en la respuesta a la amenaza de Michael, que llegó a Mexico City casi en categoría 5.

La declaración solicitada es no solo para obtener fondos federales para el estado sino también para asistencia individual, y comprende una lista de recursos que Scott considera necesarios para afrontar la situación creada por Michael, desde equipos de respuesta de otros estados a helicópteros y ambulancias.

Scott recuerda a Trump que Michael llegó a Florida cuando ese estado no se ha recuperado totalmente de otros huracanes de las temporadas de 2016 y 2017.

Los senadores por Florida Bill Nelson, demócrata y rival de Scott en la carrera electoral por un puesto en el Senado, y Marco Rubio, republicano como el gobernador, le enviaron una carta al presidente Trump en apoyo de la solicitud de la declaración de desastre mayor.

El año pasado, una serie de huracanes catastróficos azotó el Atlántico occidental. Los más arrasadores fueron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que azotó el Caribe y dejó casi 3,000 muertos en el territorio estadounidense de Puerto Rico.