Más noticias

Londres responsabiliza a Putin del ataque al exespía ruso Skripal

Moscú reaccionó con indignación: "para nosotros este tipo de acusaciones contra un líder ruso son inaceptables".

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. AFP
El presidente de Rusia, Vladimir Putin. AFP

Londres, Inglaterra.

El gobierno británico designó este jueves al presidente de Rusia, Vladimir Putin, como el responsable "en última instancia" del envenenamiento de un exespía ruso y su hija en Inglaterra en marzo, una acusación que Moscú negó calificándola de "inaceptable".

La fiscalía británica anunció el miércoles que tiene suficientes pruebas para imputar a dos ciudadanos rusos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, del intento de asesinato del ex agente doble Serguéi Skripal, su hija Yulia y un policía británico que resultó envenenado cuando les prestaba ayuda, el 4 de marzo en Salisbury, en el suroeste de Inglaterra.

La primera ministra Theresa May afirmó después que ambos hombres eran agentes de la inteligencia militar rusa, el GRU, y que ésta habría dirigido toda la operación de envenenamiento con Novichok, una potente sustancia neurotóxica surgida de un programa químico desarrollado en la Unión Soviética.

El jueves, el secretario de Estado británico de Seguridad, Ben Wallace, fue más lejos y aseguró en declaraciones a la radio BBC que Londres considera a Putin responsable del ataque.

Lea más: EEUU: Tiroteo en Cincinnati deja dos muertos

"En última instancia lo es, en la medida en que es el presidente de la Federación de Rusia y su gobierno controla, financia y dirige la inteligencia militar a través del ministerio de Defensa", afirmó.

"No creo que nadie pueda decir que el señor Putin no tiene el control de su Estado (...) Y el GRU no es, sin ningún tipo de duda, independiente" del Estado, agregó Wallace. "Está ligado, vinculado tanto a altos responsables rusos como al ministro de Defensa, y a través de ellos al Kremlin y a la oficina del presidente".

Moscú reaccionó con indignación: "para nosotros este tipo de acusaciones contra un líder ruso son inaceptables", dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov.

"Ni los máximos responsables de Rusia ni otros en niveles inferiores, ni ningún representante oficial tienen nada que ver con los hechos ocurridos en Salisbury", subrayó.

- Reunión de urgencia en la ONU -

El gobierno británico pidió que se celebre una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York, que debe comenzar a las 15h30 GMT y en ella podría solicitar que se apliquen nuevas sanciones a Rusia.

Lea más: Rusia juzga "inadmisible" las acusaciones contra el Kremlin por el caso Skripal

"Por su puesto, en su calidad de miembro permanente (del Consejo de Seguridad), Rusia defenderá su posición utilizando probablemente su derecho de veto", subrayó Wallace.

Al mismo tiempo, el Reino Unido está estudiando trabajar con sus aliados de la Unión Europea en un régimen de sanciones relacionadas con el uso de armas químicas, según fuentes cercanas al ejecutivo.

Desde el principio, el gobierno británico atribuyó el ataque contra Skripal a Rusia, quien siempre ha negado categóricamente toda implicación.

El miércoles, Moscú aseguró desconocer quiénes son Alexander Petrov y Ruslan Boshirov y denunció una "manipulación de la información".

"Los nombres y las fotografías que fueron publicadas en los medios no nos dicen nada", declaró en Moscú la portavoz de la diplomacia rusa, María Zajárova, citada por la agencia de noticias pública rusa TASS.

Lea más: La fuerte petición de Daniel Ortega a Donald Trump sobre crisis en Nicaragua

La fiscalía británica anunció que, pese a haber lanzado sendas órdenes europeas de detención contra los dos hombres, no pedirá su extradición a Rusia, ya que ese país no extradita a sus ciudadanos.

El caso Skripal desató una grave crisis diplomática entre Moscú y los países occidentales que dio lugar a expulsiones cruzadas de representantes diplomáticos.

Hospitalizados en estado crítico, Serguéi y Yulia Skripal lograron sobrevivir tras permanecer varias semanas en tratamiento intensivo en un hospital.

El 30 de junio una pareja de británicos resultó envenenada tras estar en contacto con el Novichok que se hallaba en un frasco de perfume. La mujer, Dawn Sturgess, de 44 años, falleció, pero su pareja, Charlie Rowley, sobrevivió tras estar hospitalizado casi un mes en estado "grave pero estable". A finales de agosto, tuvo que ser ingresado de nuevo aquejado de graves problemas de visión.