Más noticias

Rusia juzga "inadmisible" las acusaciones contra el Kremlin por el caso Skripal

El gobierno británico acusó Putin de ser responsable "en última instancia" del envenenamiento del exespía ruso.

La fiscalía británica anunció el miércoles que tiene suficientes pruebas para imputar a dos ciudadanos rusos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov según sus pasaportes aunque podría tratarse de nombres falsos, del intento de asesinato de Skripal, su hija Yulia y un policía británico que resultó envenenado cuando les prestaba ayuda, el 4 de marzo en Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra.
La fiscalía británica anunció el miércoles que tiene suficientes pruebas para imputar a dos ciudadanos rusos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov según sus pasaportes aunque podría tratarse de nombres falsos, del intento de asesinato de Skripal, su hija Yulia y un policía británico que resultó envenenado cuando les prestaba ayuda, el 4 de marzo en Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra.

Moscú, Rusia.

Rusia consideró el jueves "inadmisible" acusar al poder ruso del envenenamiento en Salisbury, Inglaterra, del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija, después de que Londres considerara a Vladimir Putin responsable "en última instancia" del ataque.

"Cualquier acusación contra el poder ruso es para nosotros inadmisible", declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. "Ni las altas autoridades de Rusia, ni los responsable de un nivel menos importante (...) no tienen nada que ver con lo que pasó en Salisbury", afirmó.

- Acusación -

El gobierno británico acusó hoy al presidente ruso Vladimir Putin de ser responsable "en última instancia" del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y su hija en Inglaterra, horas antes de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU al respecto.

La fiscalía británica anunció el miércoles que tiene suficientes pruebas para imputar a dos ciudadanos rusos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov según sus pasaportes aunque podría tratarse de nombres falsos, del intento de asesinato de Skripal, su hija Yulia y un policía británico que resultó envenenado cuando les prestaba ayuda, el 4 de marzo en Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra.

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó horas después que ambos hombres eran agentes de la inteligencia militar rusa, el GRU, y que ésta habría dirigido toda la operación de envenenamiento con Novichok, una potente sustancia neurotóxica surgida de un programa químico desarrollado en la Unión Soviética.

El jueves, el secretario de Estado británico de Seguridad, Ben Wallace, fue más lejos y aseguró en declaraciones a la emisora Radio 4 de la BBC que Londres considera a Putin como el responsable en última instancia del ataque.

"En última instancia lo es en la medida en que es el presidente de la Federación de Rusia y su gobierno controla, financia y dirige la inteligencia militar a través del ministerio de Defensa", afirmó Wallace.

"No creo que nadie pueda decir que el señor Putin no tiene el control de su Estado (...) Y el GRU no es, sin ningún tipo de duda, independiente" del Estado, agregó. "Está ligado, vinculado tanto a altos responsables rusos como al ministro de Defensa, y a través de ellos al Kremlin y a la oficina del presidente".