Más noticias

Una veintena de desaparecidos en el fuerte terremoto al norte de Japón

El terremoto tuvo su epicentro a unos 40 kilómetros de profundidad al este del municipio de Atsuma.

Tokio, Japón.

Un fuerte terremoto de 6,7 grados en la escala abierta de Ritcher sacudió hoy la isla japonesa de Hokkaido (norte) y causó corrimientos de tierra, en los que han desaparecido al menos una veintena de personas, entre otros daños materiales.

El seísmo se registró a las 3.08 hora local (18.08 GMT del miércoles) y tuvo su epicentro a unos 40 kilómetros de profundidad al este del municipio de Atsuma, informó la Agencia Meteorológica nipona (JMA).

El terremoto alcanzó el nivel 6 superior en la escala sísmica japonesa de 7 (centrada en medir la agitación de la superficie terrestre) en la ciudad de Abira y el nivel 6 en Chitose, al sureste de Sapporo.

Numerosas viviendas resultaron sepultadas en Atsuma y Abira al colapsar el terreno en zonas montañosas, lo que ha causado que una veintena de personas quedaran desaparecidas, informaron las autoridades locales.

Deslizamiento de Tierra(800x600)
Hubo varios deslizamientos de tierra por causa del movimiento telúrico.


Al menos 87 personas resultaron heridas en la ciudad de Sapporo, la mayor de Hokkaido, según recoge la agencia Kyodo.

Además, la central nuclear de Tomari vio interrumpido su suministro eléctrico externo, con lo que se activó su sistema de alimentación de emergencia para mantener refrigerado el combustible atómico gastado que se encuentra almacenado en piscinas.

El regulador nuclear nipón afirmó que no se ha detectado ninguna anormalidad en los niveles de radiación en torno a esta planta, que estaba fuera de servicio en el momento del terremoto.

El terremoto también causó cortes de carreteras, la suspensión de servicios ferroviarios Shinkansen (alta velocidad) que conectan Hokkaido con la isla principal del archipiélago nipón y el cierre del nuevo aeropuerto de Chitose.

Asimismo, tres millones de viviendas se quedaron sin suministro eléctrico en Hokkaido a raíz del seísmo. EFE